Kyrie Irving y David Stern
Kyrie Irving, número uno del draft 2011, estrecha la mano a David Stern, comisionado de la NBA. Shannon Stapleton / REUTERS

El director ejecutivo del sindicato de entrenadores de la NBA, Michael Goldberg, ha remitido una carta tanto los propietarios de las franquicias como a los jugadores para que vuelvan a reunirse para mantener negociaciones y así poner fin al cierre patronal que ha obligado a suspender los partidos de la fase regular hasta el 15 de diciembre.

Goldberg reitera en su misiva a las partes implicadas en este conflicto que deben intentar "salvar" esta temporada, ya que entiende que de no disputarse "causaría un golpe económico autoinfligido a una empresa que a lo largo de los años y por medio del trabajo duro de jugadores, propietarios y patronal se ha convertido en una grandiosa marca global, pero, al igual que cualquier compañía que opera en el frágil panorama económico actual, es susceptible a no crecer y caer".

No hay tiempo que perder

Después de que los jugadores disolvieran su sindicato y la patronal no tenga con quién negociar, al tiempo que los jugadores han interpuesto sendas demandas en contra de la patronal, el director ejecutivo del sindicato de entrenadores cree que este parón es "un enorme error y un golpe para cualquier deporte".

"No hay tiempo que perder. La historia ha demostrado que todos los conflictos laborales deportivos se resuelven a la larga. No cabe duda de que todas las partes están preocupadas por su bienestar económico. Pero todos los implicados deben pensar ahora en algo más que sus intereses personales, revisar los titulares financieros diarios, y trabajar con el objetivo de encontrar una solución negociada ahora", concluye la misiva.