Energías no renovables
Amstel Gold Race, se disputa en los Países Bajos este domingo sobre 252 kilómetros y 31 ‘muros’.

Quién lo diría. Óscar Freire venció en la última, y kilométrica, Milán-San Remo y Juan Antonio Flecha, su compañero en el Rabobank, volvió a rozar la victoria en la París-Roubaix, la prueba que atraviesa 50 kilómetros por caminos empedrados.

Ambos corren en un conjunto extranjero; siempre dijeron que en España sólo se vive por y para el Tour. O la Vuelta.

Mientras en lugares como Bélgica, Italia o Países Bajos es normal que haya decenas de pruebas de un día en el calendario, en España resisten un puñado.

"Y muchas han ido desapareciendo", recuerda Jesús del Nero (1982), ciclista de Saunier Duval que en su primera participación en el Tour de Flandes finalizó undécimo, el mejor español.

La Clásica de Primavera, la de Almería, el Gran Premio Miguel Induráin o la Clásica de San Sebastián son ejemplos de lo poco que existe en el calendario profesional.

En aficionados la situación mejora con la Copa de España, lo que permite la aparición de nuevos valores..., pero que se encuentran con un calendario poco clasicómano en el que imperan las vueltas.

"Para el nivel que hay en España, el presente está fenomenal. Valverde, Samuel Sánchez,... Son ciclistas muy buenos", indica Del Nero.

Interés, pero muy especializado

"Las clásicas son las pruebas más bonitas, las que más interés despiertan", explica Jesús del Nero.

"En España se siguen, sí, pero las sigue el muy aficionado, no el gran público, como pasaría con un Mundial de Fútbol"», añade.

Ese interés especializado posibilita el goteo clasicómano del ciclismo español. Del Nero o el asturiano Carlos Barredo (1981), últimas promesas.

Tres grandes clásicas, en ocho días

Amstel Gold Race (día 22): Nacida en 1966, se disputa en los Países Bajos este domingo sobre 252 kilómetros y 31 ‘muros’ (subidas cortas, pero muy empinadas). Nunca la ha ganado un ciclista español y el año pasado venció el luxemburgués Frank Schleck. Valverde, Astarloa, Freire o Flecha serán las bazas españolas.

Flecha Valona (día 25): Esta carrera belga se disputó por primera vez en 1936. Igor Astarloa, en 2003, fue el primer español en ganarla. Alejandro Valverde venció el año pasado. Se decía que la Flecha estaba un escalón por debajo de los monumentos del ciclismo (San Remo, Flandes, Roubaix, Lieja y Lombardía). Su final es duro: una rampa de hasta el 16%.

Lieja-Bastogne-Lieja (día 29): La Decana, conocida así porque es la más antigua –se disputó por primera vez en 1892–, es la última conquista del ciclismo nacional después del triunfo de Alejandro Valverde en 2006. Su recorrido, 262 kilómetros salpicados por 12 cotas. La última, Saint-Nicolas, apenas a seis kilómetros de Ans (Bélgica).