Protesta pimentonera
Integrantes de una de las peñas del Real Murcia, durante la concentración celebrada ante la sede de la Liga de Fútbol Profesional. ALVARADO / EFE

La confirmación del descenso administrativo del Elche a Segunda División por parte de la Liga de Fútbol Profesional engorda la lista histórica de equipos sancionados con la relegación de categoría por problemas económicos.

El único precedente generó el formato liguero con 22 equipos que se mantuvo durante dos campañas

Para encontrar el último precedente en la Primera División española hay que retroceder hasta el año 1995, cuando Celta y Sevilla bajaron hasta la Segunda División B durante unos días del mes de agosto debido a ciertos retrasos a la hora de presentar una cantidad de dinero, que hacía las veces de aval.

Las manifestaciones de los aficionados en Vigo y Sevilla acabaron surtiendo efecto y el 16 de agosto de 1995, en una asamblea extraordinaria, 38 clubes de la LFP aceptaron readmitir al club gallego y al andaluz en la máxima categoría del fútbol español. La LFP, que había tomado la decisión de mantener en Primera División a Valladolid y Albacete, se vio obligada a crear una liga de 22 equipos, formato que se mantuvo durante dos temporadas.

Real Murcia y Guadalajara

Más recientes, aunque no en Primera, son los casos del Real Murcia y del Guadalajara, equipos que fueron relegados de Segunda a Segunda B.

En 2013 la LFP tomó la decisión de bajar al Guadalajara por "incumplir los requisitos que dicta la Ley del Deporte y la Comisión Mixta en cuanto a la conversión de los clubes en sociedades anónimas deportivas". El descenso del conjunto castellano-manchego benefició al Murcia, que se mantuvo en la división de plata.

Paradójicamente el conjunto pimentonero siguió, una temporada más tarde, los pasos del Guadalajara al confirmar la LFP su paso a Segunda B por "el no cumplimiento de los ratios económicos financieros".

Del Oviedo y otros casos

El Real Oviedo, recién ascendido a Segunda División esta temporada, bajó en 2003 a Segunda Division B tras sus malos resultados deportivos, pero las denuncias de los jugadores por impagos ampliaron hasta la Tercera División el descenso de un equipo que dos años atrás estaba disputando partidos de Primera División.

Compostela, Logroñes, Xerez o Extremadura, otros de los equipos que fueron castigados con el descenso

Otros casos sonados de descensos administrativos por impagos a jugadores en la historia del fútbol español son los del Compostela, el C.D. Logroñés, el Xerez C.D. o el Extremadura, equipos que tras su paso por Primera División sufrieron el castigo de ser relegados de categoría.

Las deudas han golpeado históricamente a diversos equipos españoles hasta el punto de tener que verse, en ciertos casos, abocados a la desaparición, como fueron los del propio C.D. Logroñés o el Mérida.