Bolt y De Grasse
Usain Bolt y De Grasse entran riéndose en la meta en las semifinales de los 200 metros de los Juegos de Río. EFE

La jamaicana Elaine Thompson, campeona olímpica de 100 metros, completó el doblete de la velocidad con una victoria por una décima sobre la campeona del mundo, la holandesa Dafne Schippers, que no pudo reducir un solo centímetro la ventaja que la nueva campeona le había tomado en la curva.

Schippers venía de conseguir en casa el título europeo y aspiraba a emular a su legendaria compatriota Fanny Blankers-Koen, que obtuvo el título olímpico hace 68 años, pero volvió a toparse con una jamaicana en gran forma que recogió el testigo de su compatriota Shelly-Ann Fraser-Pryce como doble campeona olímpica del esprint.

Cuatro días después de quedarse sin medalla en la final de 100 metros, Dafne regresaba en su distancia buena, el 200, en la que tiene rango de campeona mundial, para resarcirse de su derrota en el esprint corto. Solo lo hizo a medias. No ganó, pero al menos pudo consolarse con la medalla de plata.

La ausencia de la defensora del título, Shelly-Ann Fraser-Pryce, no significaba una pérdida irreparable para Jamaica porque allí estaba Elaine Thompson, flamante campeona olímpica de 100 y con ganas de pendencia después de su derrota en la final mundialista de Pekín frente a Schippers.

La dama de Utrecht ganó su título mundial con un crono de 21.63 que la situaron tercera en el ránking de todos los tiempos y este año ha ganado cuatro de sus cinco carreras, con un mejor registro de 21.93, el mejor de la temporada.

Thompson salió de la curva con una ligera ventaja y la mantuvo hasta el final en una recta sin concesiones para vencer con 21.78, justo una décima más rápida que la holandesa.

Tori Bowie, la campeona estadounidense, no se resignaba a que la final se redujera a un mano a mano entre Schippers y Thompson. Segunda en la final de 100 del domingo pasado, fue la segunda más rápida en semifinales, pero en la hora decisiva hubo de inclinarse ante Thompson y Schipper. Llegó tercera con 22.15.

De Grasse obligó a Bolt

El canadiense Andre de Grasse batió su récord nacional de 200 con una arca de 19.80 en la segunda semifinal olímpica de 200 y obligó al jamaicano Usain Bolt a empujar hasta la misma línea para no verse rebasado.

Tres días después de convertirse en el primer atleta de la historia que conseguía tres oros olímpicos en 100 metros, Bolt regresó a la pista azul del estadio de Engenhao para disputar su penúltima carrera individual en Río, las semifinales de 200.

El estadounidense LaShawn Merrit, campeón olímpico en Pekín 2008 y dos veces campeón mundial, dominó la primera serie con 19.94 y el francés Christophe Lemaitre, primer blanco que bajó de los 10 segundos en 100 metros, le acompañó en la clasificación automática con 20.01.

Bolt compareció en la segunda. Su presencia causó menos revuelo en la grada que en sus anteriores apariciones. El doble campeón olímpico tuvo que apretar en los últimos metros, presionado por Andre de Grasse, y ganó con 19.78, sólo dos centésimas más rápido que el canadiense.

Su principal adversario sobre el papel, el estadounidense Justin Gatlin salió en la tercera y no estará en la final. No pasó del tercer puesto (pasaban automáticamente los dos primeros) y su marca de 20.13 le dejó fuera de la repesca, igual que al español Bruno Hortelano, que le siguió con 20.16.

Bolt regresará este jueves al estadio de Engenhao para buscar su tercera medalla de oro olímpica en su prueba preferida, a las 3.30 (hora española).

Triplete americano en los 100 vallas

Brianna Rollins, Nia Ali y Kristi Castlin consiguieron para Estados Unidos en la final olímpica de 100 metros vallas un triplete inédito en la historia de los Juegos.

Si en la rama masculina (110 m vallas) Estados Unidos ha logrado ocho barridas olímpicas semejantes, en la prueba femenina equivalente la gesta no tiene precedentes.

Rollins se impuso con un tiempo de 12.48, Ali entró a continuación con 12.59 y Castlin cruzó tercera con 12.61, dejando el cuarto puesto a la británica Cindy Ofili (12.63) y el quinto para la alemana Cindy Roleder, subcampeona mundial y titular europea (12.74).