Essam El-Hadary
Essam El-Hadary, portero de Egipto, en el partido contra Arabia Saudí. SERGEI ILNITSKY / EPA / EFE

El egipcio Essam Kamal Tawfiq El-Hadary se ha convertido con su participación frente a Arabia Saudí en el futbolista más veterano en jugar un partido de la Copa del Mundo. El portero (45 años y 161 días) superó al colombiano Faryd Mondragón (43 años y 3 días) que disputó el pasado Mundial en Brasil.

Después de ser suplente en los dos primeros encuentros del torneo de Rusia que se saldaron con dos derrotas, Héctor Cúper le ha dado la oportunidad para que el guardameta pudiera batir la marca histórica. Y El-Hadary no solo ha batido un récord histórico, sino que además ha sido protagonista tras detener al borde del descanso y de manera magistral un penalti lanzado por Al Muwallad.

Nacido el 15 de enero de 1973, el arquero de 1,88 metros es una leyenda en África y uno de los futbolistas con más títulos del continente. Con 159 partidos a sus espaldas en la selección de su país, Hadary debutó como profesional en 1993, cuando muchos de sus compañeros aún no habían nacido. Pese a contar en su palmarés con cuatro Copas de África (1998, 2006, 2008, 2010) y más de 20 trofeos en el continente africano, el 'Faraó'n nunca ha podido disfrutar de un Mundial, un torneo que Egipto no disputaba desde Italia 90. Veintiocho años después, su perseverancia le ha entregado este récord en forma de premio.

Essam debutó en 1993 en el Damietta y en la temporada 94-95 consiguió el ascenso a la primera división de Egipto. El poderoso Al-Ahly se fijó en él y lo fichó en 1996. Allí luchó con todo por la titularidad y cuando la consiguió llenó de títulos su vitrina personal. En 1997, El-Hadary debutó con la selección egipcia y, 21 años y 155 partidos después, ante Arabia Saudí escribió su nombre en la historia de los mundiales.