El lío que montó Edmílson en el Barcelona sobre la existencia en la plantilla de "ovejas negras" parece no haber acabado. El futbolista brasileño pidió perdón, pero no se retracta pese a las muchas recomendaciones.

Edmílson asegura que lo dijo para "ayudar". Lo comentó ayer por la noche en un acto de la Fundación del Barcelona.

"Yo puse la cara para que gane el club. Nunca he hecho nada con la intención de hacer daño al equipo, a los jugadores, ni a nadie. Quise ayudar", aseguró Edmílson, quien reconoció que algún compañero se molestó con él.

Para el brasileño azulgrana, fue un acto de sinceridad: "Yo no estoy en el vestuario hace un mes o un año. A algunos les ha gustado y a otros no, pero he hecho todo con la mayor sinceridad del mundo como siempre lo hice".