Los nervios le jugaron una mala pasada a Eder Militao en su presentación con el Real Madrid. El nuevo fichaje del equipo blanco comenzó viviendo un día soñado, tras pasar el reconocimiento médico y acudir al Santiago Bernabéu para posar por primera vez con la camiseta madridista.

No obstante, la tensión y el calor pudieron con Militao, que se sintió indispuesto durante la rueda de prensa y no pudo responder a la última pregunta.

El futbolista se mareó y trató de desabrocharse el nudo de la corbata, pero no lo consiguió. También buscó la botella de agua, pero no logró abrirla.

Finalmente el defensa abandonó la sala de prensa visiblemente mareado y tapándose el rostro, dejando una de las imágenes de su presentación como nuevo jugador del Real Madrid.