Luka Doncic
Luka Doncic sonríe tras un partido de Dallas Mavericks. EFE

Luka Doncic sigue dejando boquiabierta en la NBA en el año de su debut. 'No parece un rookie', se escucha casi en cada retransmisión de sus encuentros. La forma en la que está dominando ya bastantes partidos a sus 19 años ha estado al alcance de muy pocos a lo largo de la historia de la competición, y conseguirlo además con relativa regularidad es sin duda lo más sorprendente de todo.

La última exhibición ha sido, ni más ni menos, en un derbi texano. Dallas Mavericks se ha impuesto en la cancha de Houston Rockets (128 - 108), su más acérrimo rival, y lo ha hecho con mucha más facilidad de lo esperado, sobre todo gracias a la exhibición del jugador esloveno, que anotó 20 puntos, recogió 6 rebotes y repartió 2 asistencias, con un 54,5% en tiros de campo y un 42,9 en triples.

El partido, además, dejó varias acciones realmente espectaculares, con la connotación que conlleva esto en la NBA, donde es obvio que se busca ganar, pero si al aficionado se le alegra la vista mejor que mejor, y es algo que Doncic está consiguiendo con una facilidad pasmosa, dejando frente a Houston dos jugadas especialmente llamativas

La primera de ellas fue un triple espectacular en la misma cara de James Harden. Esquinado, sin ángulo y saliéndose de la cancha, dejó una canasta preciosa. Aunque fue incluso superior la que logró para cerrar la primera mitad; un triple desde casi el medio campo y sobre la bocina para poner 18 arriba a los suyos. Una actuación espectacular.