Donald Sterling
Donald Sterling, dueño de Los Angeles Clippers. GTRES ONLINE

Donald Sterling, dueño de Los Angeles Clippers, ha sido suspendido de por vida por la NBA por sus declaraciones racistas, ha informado el nuevo comisionado de la liga norteamericana, Adam Silver.

"Me molesta mucho que quieras transmitir que te relacionas con negros", dijo Sterling a su pareja

Además, Sterling ha sido multado con 2,5 millones de dolares (1,8 millones de euros).

El portal TMZ.com publicó el pasado domingo una grabación en la que el propietario de Los Angeles Clippers hace comentarios de carácter racista. Según se puede comprobar en la grabación, Sterling, de origen judío, dialoga con su pareja, V. Stiviano (que es a su vez de origen mexicano y afroamericano).

En la conversación le reprocha que fuera a subir una foto a Instagram con la leyenda de la NBA Magic Johnson: "Me molesta mucho que quieras transmitir que te relacionas con negros. ¿Tienes que hacerlo?". En otro momento de la conversación, le dice: "Lo único que te pido es que no promuevas eso... y que no los traigas a mis partidos". Sobre el propio Magic, Sterling dice en otro momento: "No lo pongas en Instagram, para que el mundo lo vea y tengan que llamarme. Y no lo traigas a mis partidos".

Toda la NBA en su contra

No contentos con esta medida, los jugadores de la NBA han expresado su deseo de que Sterling sea forzado a vender la franquicia angelina.

"Lo que quieren los jugadores es que cuanto antes la NBA tenga establecido un calendario de acciones para forzar a Sterling a que venda el equipo", declaró el primer vicepresidente del Sindicato que los reúne, Roger Mason Jr.

Estábamos listos para no jugar en ningún partidoMason Jr. informó de que los jugadores tenían previsto boicotear los partidos de las series finales si el comisionado de la NBA, Adam Silver, no imponía el castigo a Sterling.

"No queríamos dejarle toda la presión a nuestros compañeros Chris Paul y Blake Griffin como responsables de los Clippers, por lo que estábamos listos para no jugar en ningún partido", explicó el representante sindical.

Mason dijo que habló con representantes de jugadores de todos los equipos y estaban de acuerdo con la decisión de boicotear los partidos del martes si no estaban satisfechos con la decisión del comisionado, de la que sólo están a "medias", si al final Sterling no es obligado a vender el equipo, una medida muy delicada y con enormes repercusiones.

No sólo dentro del negocio de la NBA sino de todo lo relacionado con aspectos fundamentales de derechos de privacidad y propiedad privada que se recogen en la Constitución de Estados Unidos y que de alguna manera ya han sido violados por la manera como fue obtenida la grabación telefónica que implica a Sterling.

Fuera de los Clippers

Por su parte, el comisionado de la NBA, Adam Silver, aseguró que su objetivo será que el propietario abandone el equipo. "Estoy confiado que pueda conseguir el apoyo que necesito de los otros dueños de la NBA que me permita sacar al señor Sterling del equipo", señaló Silver en una rueda de prensa en Nueva York.

Dueños como Leslie Alexander, de los Rockets de Houston; Jerry Reinsdorf, de los Bulls de Chicago, y Joe Lacob, de los Warriors de Golden State, ya habían manifestado su apoyo en esa dirección.

No obstante, Mark Cuban, de los Mavericks de Dallas, que fue el primero en dar todo su apoyo a la decisión de Silver a través de Twitter, ha sido más cauteloso al asegurar que no considera que obligar a Sterling a dejar su propiedad privada sea algo que se pueda hacer y beneficie a la liga.

"Si estamos criticando la actitud racista e injustificada de Sterling y castigando sus acciones con base en una constitución que existe en la liga, la misma debe ser respetada en todo su contenido", advirtió Cuban.