Novak Djokovic
Novak Djokovic, en Roland Garros 2019. EFE

Roland Garros 2019 tendrá las semifinales, a priori, más competitivas de entre todas las posibles. Los enfrentamientos soñados, con los cuatro primeros jugadores del ranking ATP, algo que no sucedía en un Grand Slam desde el Open de Australia de 2012. Tras la clasificación el martes de Rafael Nadal (número 2) y Roger Federer (3), que se medirán en el primer duelo, este jueves sellaron su pase Novak Djokovic (1) y Dominic Thiem (4), que se verán las caras en el segundo.

Tras dos años de ausencia, Djokovic vuelve a las semifinales en París, después de derrotar al alemán Alexander Zverev (7-5, 6-2 y 6-2) en dos horas y 9 minutos. El serbio no ha encadena ya 26 victorias en Grand Slam desde la derrota que sufrió en cuartos de final de este mismo torneo el año pasado, contra el italiano Marco Cecchinato. De hecho, si el domingo se proclama campeón habrá logrado  encadenar los cuatro grandes por segunda vez en su carrera, a caballo entre dos temporadas.

Thiem es el único de los cuatro supervivientes que no ha ganado en París, pero también el único que ha llegado siempre a semifinales en los últimos cuatro años. El austríaco, de 25 años, se ha mostrado como la única alternativa a los tres grandes que llevan copando el circuito desde hace más de una década. Siete años menor que Djokovic, le ha ganado dos veces sobre tierra batida, aunque el serbio le derrotó en las semifinales del reciente Mutua Madrid Open.

Tras un inicio incierto, con un set perdido en cada uno de los tres primeros duelos, Thiem parece haber encontrado su juego y ha solventado sus dos últimos compromisos por la vía rápida, contra el francés Gael Monfils y en cuartos ante el ruso Karen Khachanov (6-2, 6-4 y 6-2).