El serbio Novak Djokovic, que se ha proclamado campeón del Masters Series de Roma, declaró que desea "terminar el año como el número uno de la Race" 2008.

"Estoy muy contento de haber conseguido mi primer gran premio en tierra batida. Ahora tengo una mayor confianza para los próximos grandes acontecimientos en esta superficie y en otras", explicó al final del partido. Según Djokovic, este año "ha sido como un sueño" para él, por lo que quiere continuar.

"No diría que se han hundido", dijo sobre Federer y Nadal

El serbio dijo que seguirá "trabajando sobre todos los aspectos de su juego porque no hay ningún tenista perfecto" y, aunque señaló que él es más veloz sobre el cemento, dijo que en tierra batida este año ha demostrado que ha ganado nueve de diez partidos, por lo que está "muy satisfecho".

También dijo que en las últimas semanas ha trabajo mucho sobre su "agresividad" en el juego, ya que una de sus prioridades era Roma y la otra es Roland Garros.

Respecto a si cree que la pronta eliminación en el torneo de Rafael Nadal, el ganador de las tres últimas ediciones, y del número uno, el suizo Roger Federer, supone el principio del fin para ellos, Djokovic lo negó.

"No diría que se han hundido", dijo Federer a una pregunta en esos términos, y añadió: "Son jugadores profesionales y seres humanos. Es normal perder en la primera o segunda ronda después de tantos años de dominación, aunque es algo que da que hablar porque todos están acostumbrados a verles ganar".