"Lo primero de todo es que me encanta Serena y realmente sentí lo que ocurrió el sábado. También fue algo duro para el juez de silla tratar con ello y tenemos que empatizar con él. Todo el mundo estuvo en una situación incómoda, con demasiadas emociones. Serena estaba llorando, Naomi (Osaka) estaba llorando, todo fue realmente duro", admitió Djokovic en rueda de prensa tras ganar el US Open.

Sin embargo, dio su "opinión personal" sobre el asunto. "Quizás el juez de silla no debería haber apretado a Serena hasta el límite, especialmente en una final de 'Grand Slam'. Cambió el curso del partido y, en mi opinión, quizás fue innecesario. Todos atravesamos nuestras emociones, especialmente cuando estás peleando por un 'grande'", recalcó.

En este sentido, también reconoció que no ve "las cosas" como Steve Simon, CEO de la WTA que apoyó la teoría de Williams de que hubo connotaciones sexistas en la decisión de Ramos. "Creo que los hombres y mujeres son tratados de una u otra manera dependiendo de la situación. Es complicado generalizar las cosas y no veo que realmente sea necesario debatir eso", puntualizó.

"Como Serena dijo en la ceremonia, Osaka merecía tener su momento. Ver a Serena siendo todavía tan dedicada y comprometida con este deporte es realmente inspirador para mí y para muchos jugadores alrededor del mundo, tanto masculinos como femeninos", sentenció 'Nole'.