DeAndre Ayton
DeAndre Ayton (d), en acción. TWITTER DE DEANDRE AYTON

La finalísima de la NCAA dejó un gran nombre propio sorprendente e inesperado, como fue el de Donte DiVincenzo. Sin embargo, la competición universitaria tiene su próximo gran aliciente en el draft, al que también accederá en una de las posiciones privilegiadas el madridista Luka Doncic. Aquí están algunos de los que pronto veremos en la NBA.

DeAndre Ayton

A sus 19 años, el pívot de Bahamas está considerada la principal opción para ser el número 1 del draft. Se le considera un fuera de serie y una ‘rara avis’, por su impresionante capacidad atlética, pero a las vez mucha sutileza en el tiro y la capacidad para adaptarse a todas las situaciones del juego. Ser capaz de todo esto, midiendo 2’16, es lo que le convierten en la pieza deportiva más codiciada del baloncesto americano.

Michael Porter Jr.

Era el gran favorito para ser el número 1 del draft, pero una grave lesión le ha tenido fuera de las canchas cuatro meses. Aún así, pocos dudan de que este alero de Missouri estará entre los cinco grandes. Su vuelta a las canchas el pasado día 18, cuando la temporada parecía perdida para él, le han abierto de par en par las puertas de la NBA. Es una de las grandes joyas del futuro. Es un gran atleta, con una perfecta lectura del juego sin balón, y un magnífico tirador desde el perímetro, con capacidad reboteadora en ambos tableros.

Marvin Bagley Jr.

El ala-pívot de Duke ha sido una de las sensaciones del campeonato. Zurdo y de un porte atlético impresionante, este ‘cuatro’, que mide 2’11, destaca por su rapidez y su coordinación. Tiene facilidad para entrar a canasta, pero también se atreve desde la línea de tres. Acompaña las transiciones defensa-ataque con gran naturalidad. También tiene muchas condiciones en el aspecto defensivo, por su buen desplazamiento natural. Eso sí, tiene mucho margen de mejora desde la línea de tiros libres y le falta ser algo más aplicado en la toma de decisiones.

Jaren Jackson Jr.

Michigan State ha disfrutado de uno de los pívots más prometedores del basket americano. Hijo de un ex jugador de la NBA, muestra una gran facilidad para entrar a canasta con ambas manos. Su poderío reboteador tiene que ver con su gran envergadura, calculada en 2’24 para una altura de 2’11 centímetros. Resulta espectacular en su faceta como taponador, promediando seis por partido esta temporada. Tiene visión de juego y es buen pasador, pero tiene que mejorar su mecánica de tiro, si pretende ser un pívot importante en la NBA.

Donte DiVincenzo

Conocido como el ‘Jordan de Delaware’ o ‘The Big Ragu’, por el color rojo de su pelo que recuerda a la salsa boloñesa, eligió la finalísima de la NCAA para jugar el partido de su vida. Anotó 31 puntos, con cinco triples, cinco rebotes y dos tapones espectaculares, redondeando una actuación memorable y convirtiéndose, según ESPN, en el máximo anotador de una final universitaria desde 1985, por delante de Glen Rice. Para un sexto hombre, o sea el primer suplente, una enorme hazaña. Aunque no está considerado un top 10, lo normal es que su impresionante carácter competitivo, además de su buen tiro y su intensidad, le abran un hueco en la NBA. No sería descartable que estuviese otro año en Vilanova.

DO YOUR THING, DONTE! 🔥🔥🔥 #NationalChampionship #LetsMarchNova

Una publicación compartida por NCAA March Madness (@marchmadness) elAbr 2, 2018 at 8:13 PDT

Mikal Bridges

El alero/escolta de Vilanova, que también disputó la final anoche, es una apuesta segura. Está considerado el mejor triplista del draft, con porcentajes superiores al 40 por ciento y, además, es un defensor implacable en el perímetro. Para muchos, el mejor del campeonato. Se le cuestiona su potencia para entrar a canasta, pero está acostumbrado a las situaciones límite y sabe hasta dónde puede llegar. Tiene un gran potencial de aprendizaje y crecimiento en la NBA. Su exhibición ante Alabama, con 16 puntos en 6 minutos, fue total.