El Villarreal en la Europa League
El Villarreal no baja el pistón en el partido de vuelta de octavos de final de la Europa League. EFE

El Villarreal solventó sin problemas el compromiso de vuelta de los octavos de final de la Europa League. El equipo castellonense afrontaba el partido con la valiosa renta del partido de ida y trató de quitar cualquier emoción a la eliminatoria al salir a por el triunfo ante un Zenit obligado a arriesgar.

A los de Javi Calleja les costó entrar en el partido, lo que supuso dos sustos cuando solo habían pasado diez minutos y que pudieron haber cambiado el rumbo de la eliminatoria. Azmoun mandó fuera un mano a mano con Andrés Fernández y, casi seguido, tuvo otro en el que se topó con el portero.

El Villarreal despertó y recordó su plan: aprovechar la necesidad rival para matar la eliminatoria. Dicho y hecho. No había pasado media hora cuando Gerard Moreno puso más tierra de por medio al rematar una contra de libro con un disparo desde la frontal. A diferencia del comienzo del partido, los de Calleja salieron enchufados tras el descanso y aumentaron su renta en el 47’ gracias a un cabezazo de Bacca.

Este tanto acabó con las esperanzas del equipo ruso, que logró el gol del honor en el descuento gracias a Ivanovic, y certificó la presencia del Villarreal en el sorteo de cuartos de final de la Europa League, que se celebrará este viernes en Nyon (13:00 horas).