La Real Sociedad no aprovechó un tempranero gol para imponerse al Eibar en el derbi guipuzcoano. Los locales se adelantaron cuando sólo habían transcurrido 11 segundos de partido, por medio de Juanmi.

El equipo de José Luis Mendilibar apretó en la segunda parte y estrelló dos remates en el palo: primero un cabezazo de Sergi Enrich y luego un disparo de Escalante.

La afición de Anoeta recriminó con silbidos la actitud de su equipo en algunos momentos de la segunda parte. A seis del final, Jordán logró al fin el empate mediante un lanzamiento de falta.