El Real Madrid ha derrotado al Villarreal (3-2), lavando la mala imagen que el equipo de Zinedine Zidane dio hace una semana en Vallecas, y que provocó las críticas del entrenador francés hacia su plantilla.

Con un once con algunos habituales suplentes, la implicación de los Mariano, Brahim Díaz, Vallejo o Fede Valverde marcó la diferencia frente a un Villarreal que, tras la derrota del Girona frente al Getafe, llegaba con urgencias pero no tantas como hace algunos encuentros.

Comenzó pegando el equipo blanco pronto, cuando en el minuto 2 Brahim le robó una pelota a Cazorla, y permitió a Mariano poner el 1-0 con una buena definición con el exterior de la bota derecha.

El Villarreal no se desplegó demasiado, pero un error en la salida de balón de Casemiro permitió a Gerard Moreno encarar a Courtois, y batirle con un buen disparo de media distancia, que se coló pegada al palo izquierdo de la meta defendida por el belga.

Sin embargo, el Real Madrid siguió apretando, y después de tener alguna buena ocasión –especialmente con un disparo de volea de Carvajal que se estrelló contra la madera- logró poner el 2-1 después de que Vallejo se hiciera con un balón suelto en el área y lo empujase a la red.

En la segunda mitad, vimos a un Real Madrid aún más activo de cara a buscar la portería rival, y logró el 3-1 que a la postre sería definitivo después de que Valverde le diera un gran pase a Carvajal, y éste encontrase a Mariano en el corazón del área chica para que empujase el cuero a la red.

Pudo el equipo blanco ampliar la ventaja, después de que Brahim Díaz tuviera un par de buenos remates que se marcharon por poco, y también con una gran jugada de Marcelo que desvió Andrés. También lo intentó Vincíus –que tuvo 15 minutos después de su lesión frente al Ajax-, aunque no estuvo acertado de cara a portería. Ya en el descuento, Jaume Costa coloreó el marcador con un buen dispar desde la frontal del área.