El Atlético de Madrid ha derrotado por 3-2 al Valencia y ha retrasado el alirón del Barcelona, que se hubiera proclamado campeón en caso de derrota rojiblanca.

El equipo rojiblanco tuvo un muy buen arranque de partido. Con Lemar haciendo mucho daño en el mano a mano a Wass, que fue el lateral derecho elegido por Marcelino. Los de Simeone lograron en el minuto 9 ponerse por delante, después de que Lemar hiciera una buena conducción interior, metiendo una buena pelota sobre Juanfran, y posterior centro de este para remate de Morata en boca de gol.

Siguió dominando el Atlético, aunque fue el Valencia el que igualó la contienda en el minuto 36. Ya estaba en ese momento el equipo ché acercándose a la meta de Oblak con cierta regularidad, y una impresionante acción de Mina dejó la pelota a Gameiro en boca de gol, resolviendo francamente bien la situación ante Oblak.

El Valencia llegó al descanso con mejores sensaciones, pero tras la salida de vestuarios el Atlético de Madrid consiguió generar buenas situaciones de gol, y en el minuto 49 logró tras un gran centro al área de Lemar y cabezazo de Griezmann poner el 2-1.

La posterior reacción del Valencia fue bastante tímida, y tan sólo un remate de Soler con buena respuesta de Oblak acercó a los de Marcelino al empate, que llegó en el minuto 75 con el VAR de por medio. Fue una mano de Saúl tras disparo de Gameiro, señalado el penalti tras la revisión, y convertido por Parejo con una gran ejecución.

Pero en este encuentro loco y plagado de alternativas, el Atlético de Madrid fue capaz de poner el 3-2 a falta de diez minutos para la conclusión. Fue Ángel Correa, que recibió la pelota entre líneas, y se sacó un tremendo disparo inalcanzable para Neto para poner el 3-2 definitivo.