Alavés y Valladolid empataron (2-2) en un entretenido partido que comenzó con el tempranero gol de Guidetti a los cuatro minutos tras un error de bulto de Yoel. Los vascos llevaron la tranquilidad a la grada de Mendizorroza al ampliar su ventaja solo 20 minutos después, por medio de Jony, tras un nuevo fallo del portero visitante.

No obstante, el Valladolid no había dicho la última palabra. Los visitantes recortaron distancias antes del descanso gracias a un gol de Joaquín Fernández y devolvieron el nerviosismo a la afición alavesista.

La tensión aumentó en una segunda mitad en la que el árbitro tuvo que mostrar hasta ocho tarjetas amarillas, tres para el bando local y cinco para el visitante.

El Valladolid necesitaba sumar para alejarse del descenso y logró su recompensa a 15 minutos del final, después de que Enes Unal transformara un penalti. Ambos equipos lucharon por la victoria hasta el último segundo, protagonizando un final de infarto que terminó con un empate que no sirve de mucho a ninguno de los dos equipos, pero que sabe mejor a un Valladolid que remontó una desventaja de dos tantos.