Andy Schleck y Alberto Contador
Andy Schleck y Alberto Contador, en el podio de París en 2010. EFE

El diputado francés Pierre-Yves Le Borgn' ha vuelto a poner en primera línea la carrera ciclista de Andy Schleck después de que haya descrito en una red social un encuentro casual en el ascensor de un hotel cercano al aeropuerto de Múnich en el que el corredor luxemburgués presentaba un evidente estado de embriaguez. El ciclista, horas antes, había abandonado la Tirreno-Adriático 2013 durante la sexta etapa.

Un tipo bien empapado entró en el ascensor y trató, sin éxito, de pulsar el botón

"Un tipo bien 'empapado' entró en el ascensor y trató, sin éxito, de pulsar el botón. Reconozco a un gran campeón ciclista que ha sido dos veces segundo en el Tour en los últimos años. Deprimente", escribía  Le Borgn'. Después de que un par de comentarios le preguntan si se trata de los alemanes Andreas Klöden o Jan Ulrich, el político galo responde: "Se trata de Andy Schleck. Portaba  una chaqueta de su viejo equipo Leopard-Trek. Apenas podía pulsar el botón del ascensor. Tuve la impresión de haberme encontrado con un hombre joven que ha perdido el control: borracho y sólo por la noche en un hotel de aeropuerto".

Problemas para acabar las carreras

Las palabras de político galo prendieron como una mecha en las redes sociales porque reverdecen el hecho de que, deportivamente, no son buenos momentos para Andy Schleck. El menor de los hermanos Schleck, proclamado ganador del Tour de Francia 2010 tras la sanción impuesta a Alberto Contador, lleva dos años anclado en una espiral de molestias que apenas le han permitido competir. Hasta el 28 de febrero, cuando acabó el GP de Camaiore italiano, permaneció más de 310 días sin concluir una carrera.

Desde una prueba en EE UU en agosto de 2011, Andy sólo ha acabado dos carreras por etapas

Desde que participase en una prueba en Estados Unidos en agosto de 2011, de hecho, Andy sólo ha sido capaz de finalizar dos carreras por etapas en las que ha tomado la salida, y las dos en 2012: el Tour de Omán y el Circuito de La Sarthe. Su 2012 se redujo a 28 días de competición casi finiquitados con una caída en la contrarreloj del Dauphiné en la que se fracturó el sacro y tras la que se perdió el Tour de Francia. Volvería a ponerse un dorsal en el Tour de Pekín, en octubre, pero se retiró en la quinta etapa. Entre medias, durante el Tour, tuvo que vivir el positivo de su hermano Frank.

"Yo no soy un psicólogo, pero creo que sus problemas son algo más que problemas físicos. Andy ha estado ausente de las carreras y ahora tiene que manejar una situación compleja", ha comentado el director deportivo de Radioshack Dirk Demol. La formación declinó hacer ningún comentario al respecto. Durante la Vuelta 2010, la última de Andy enrolado en el Saxo Bank de Bjarne Riis, el luxemburgués ya protagonizó varias salidas nocturnas que tuvieron su fin en Tarragona, cuando el equipo optó por expulsarle a él y al australiano Stuart O'Grady de la carrera por saltarse el código interno del equipo.