Las 5 diferencias entre Toyota y McLaren que se encontrará Fernando Alonso

Fernando Alonso va a disputar la súper temporada 2018/19 del Mundial de Resistencia con Toyota.
Fernando Alonso va a disputar la súper temporada 2018/19 del Mundial de Resistencia con Toyota.
Toyota

Cuando Fernando Alonso viaja desde Woking, sede de McLaren, a Colonia, sede de Toyota Motorsport, no sólo se deja el mono blanco y naranja para ponerse uno blanco, negro y rojo. También necesita cambiar el chip. Más allá de las diferencias propias de dos competiciones que tienen poco que ver, y cuya unión sólo pasa por ser automovilismo, las aproximaciones a la competición también son bien distintas.

Favoritos vs. antiguos campeones

Toyota encara la súper temporada 2018/2019 del WEC con un objetivo: ganar. Y con otros dos extra: ganar las dos ediciones de las 24 horas de Le Mans. Todo lo que no sea copar el primer puesto del podio en el campeonato y en las dos veces que van a viajar al trazado de La Sarthe será considerado un fracaso. Aunque luchen por la victoria, no se pueden permitir otra cosa que no sea ganar. Radicalmente distinto es el objetivo de McLaren: antiguos campeones, su paso de Mercedes a Honda les hundió en el fango y ahora intentar salir poco a poco para volver a recuperar su viejo lustre. Les queda años para conseguirlo.

Compañeros experimentados vs. compañero novato

Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima ya llevan unos cuantos años en el Mundial de Resistencia. Alonso, en este caso, es un recién llegado que aunque ya ha demostrado muy buenas manos y sensaciones, aún no se ha estrenado en una carrera de verdad del Mundial de Resistencia, más allá del experimento de Daytona. El suizo y el japonés, que ya saben lo que es ganar carreras aquí (sin ir más lejos, el año pasado ganaron en Spa, donde Alonso debuta), serán dos profesores perfectos para enseñar a Alonso todas las triquiñuelas y entresijos de este tipo de carreras. Radicalmente distinto es lo que le ocurre al asturiano en McLaren, donde Stoffel Vandoorne acaba de emprender su camino en Fórmula 1 y tiene a Alonso como un mentor de lujo.

Japoneses vs. ingleses

Pocas filosofías de trabajo son más diferentes que las de un japonés y un inglés. Fernando Alonso lo sabe bien, ya que sufrió a Honda en el trieno maldito con McLaren entre 2015 y 2017. Sin embargo, mientras que los de la H roja fallaron y han acabado abandonando, en Toyota son conscientes de que tienen todas las armas para ganar. En su sede en Colonia, cerca del famoso túnel de viento que se alquilaba a las escuderías, tienen un gran cuadro en el que desde el fundador Kiichiro Toyoda hasta su nieto, Akio Toyoda (actual presidente) han mantenido la idea de perfección en todos los puntos de trabajo, desde la colocación de un tornillo hasta la trazada de la última curva. Si en algún punto fallan, vuelven a empezar hasta encontar el camino perfecto. La idea anglosajona se basa más en la idea de ensayo y error: si algo funciona, se avanza, y donde se tropieza, se arregla, y se da un paso adelante, sin ir al principio. En términos médicos, en Toyota implantarían un brazo nuevo mientras que en McLaren preferirían una prótesis.

Recién llegado vs. primer piloto

Por mucho palmarés que Fernando Alonso tenga, en la Resistencia no es nadie. Si en Fórmula 1 ha demostrado todo, en el WEC tiene todo por demostrar. Y así lo asume. Hombres a los que ganó en el Gran Circo, empezando por sus propios compañeros, pueden mirarle por encima del hombro cuando se crucen con él en el paddock de Spa o de Le Mans, por supuesto.  En Toyota su voz se escuchará, pero tendrá que aceptar que tanto Buemi como Nakajima tienen mucho más que decir que él, por pura experiencia. En cambio, en McLaren goza del estatus de primer piloto, donde sus palabras se escuchan, y tiene voz y voto para decidir o vetar el camino.

Él para el equipo vs. el equipo para él

Muy unido a lo anterior, la manera de trabajar de Fernando Alonso también deberá ser distinta. En la Resistencia la idea de trabajo en equipo es mucho más importante que en la Fórmula 1, por el mejor hecho de que en el WEC tres pilotos llevan el mismo coche y en F1 sólo lo lleva uno. Así, Alonso deberá aprender a compenetrarse con Buemi y Nakajima, primero, y después los tres con el conjunto de mecánicos e ingenieros, que no prestan toda su atención a un piloto sino que lo hacen a un coche repartido entre los tres. En McLaren, en cambio, Alonso puede permitirse el lujo de criticar y exigir a sus ingenieros y mecánicos porque si él acierta o si él falla no habrá otro piloto que le pueda suplir o le pueda hacer perder una carrera dentro de su monoplaza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento