Se acabó del tira y afloja, más alimentado desde Brasil por Felipao Scolari que en España por Vicente del Bosque. Después del interés mostrado en las últimas semanas,  y tras anunciar que había tomado una decisión justo después de ganar con su equipo al Austria de Viena en la Champions, Diego Costa, delantero del Atlético de Madrid, se decantó este martes por competir con la selección española. Y lo plasmó por escrito y ante notario en la Notaría Serrano 30 de Madrid.

Diego Costa podría ser convocado por Vicente del Bosque para los próximos amistosos de España en noviembre

El brasileño de Lagarto, que dispone de doble nacionalidad, se reunió en la tarde del lunes con Jorge Pérez, secretario general de la Federación Española de Fútbol, reunión de la que salió una carta que Costa rubricó y en la que solicita no ser convocado por Brasil. La Federación Española de Fútbol iba a remitir esta misiva a la FIFA esta misma tarde.

Luiz Felipe Scolari, seleccionador brasileño y el principal opositor a perder a un Costa al que hasta ahora no ha hecho mucho caso, había adelantado que llamaría este miércoles al actual máximo goleador de Primera División para los amistosos contra Honduras (16 de noviembre) y Chile (19 de noviembre), fechas en las que ahora podría recibir la llamada de España.

Costa ya participó el pasado mes de marzo en la convocatoria de Brasil para unos amistosos contra Italia y Rusia (en este segundo compromiso disputó 34 minutos), aunque se quedó fuera de la Copa de Confederaciones y por tanto no llegó a competir en partido oficial. La renuncia de Costa a la canarinha no es el último capítulo del conflicto entre la Federación Española de Fútbol (RFEF) y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), ya que el máximo gobierno del balompié brasileño anunció que agotaría todas las instancias deportivas para evitar esta fuga. "Diego Costa no ha entendido la incomprensión de Scolari hacia él", indican desde la Federación.

Ahora se le abre la posibilidad de jugar un Mundial y eso es un derecho absolutamente legítimoEl federativo Jorge Pérez explicaba este martes en la sintonía de Radio Marca que esta posibilidad comenzó a gestarse un mes atrás en un almuerzo de cinco personas en el que estaban presentes el delantero y el seleccionador Vicente del Bosque. "Además de sentimientos estamos hablando de profesionales. Y ahora se le abre la posibilidad de jugar un Mundial y eso es un derecho absolutamente legítimo", dice .

"El jugador desde el primer momento le dijo a Del Bosque que le convocara, pero que le convocara si estaba en condiciones. Él es un profesional, veía que Brasil no le llamaba y que con su nacionalización se le abría una ventana nueva y la opción de poder jugar un Mundial. Diego Costa ha hecho su carrera en España, ha crecido aquí como jugador, está muy agradecido a España y al fútbol español y está muy bien en este país”.

Carlos Alberto Parreira, coordinador técnico de la selección brasileña, señaló que acepta la decisión de Diego Costa de jugar con España. "A partir de ahora, yo, Parreira, no voy a pelear más. No nos pueden culpar de omisión. Pero si el jugador dice que no quiere jugar, no lo traería más a la selección. El proceso se agotó, está cerrado. Prevalecerá la decisión del jugador", dijo un Parreira que trabaja codo con codo con el seleccionador Luiz Felipe Scolari.

Sin embargo el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), José María Marín, prometió "luchar" para que juegue con la Canarinha. "Mi opinión no es la misma que la de Parreira. Vamos a luchar dentro de aquello que juzgamos que es lo mejor para Brasil. La CBF no da el caso como cerrado". Mucho más contundente se mostró al final de la tarde Scolari a través de un comunicado: "Un jugador brasileño que recusa a vestir la camiseta de la selección brasileña y a disputar una Copa del Mundo en su país sólo puede estar automáticamente desconvocado. Él le está dando la espalda a un sueño de millones, el de representar a nuestra selección pentacampeona en una Copa del Mundo en Brasil".