Iago Aspas, en un Celta - Barça.
Iago Aspas,del Celta, en una disputa con Sergi Roberto, del Barça. EFE

El Celta ha confirmado que Iago Aspas estará unas tres semanas de baja como consecuencia de la lesión muscular que se produjo en el tramo final del partido ante el Barça. Un problema para el cuadro gallego, sin lugar a la duda, que aún sueña con alcanzar una plaza europea, pero también un quebradero de cabeza para Julen Lopetegui, que tiene al atacante  como uno de sus fijos para la convocatoria de Rusia.

Aún quedan casi dos meses para el Mundial, pero es cierto que este tipo de lesiones, con la fase final tan cerca, pueden ser un problema por dos motivos. El primero y evidente es que Aspas estaba encontrando un ritmo de juego que tendrá que recuperar al tener que reaparecer después de un obligado parón, y otro, el inevitable riesgo de recaída después de una temporada cargada de partidos.

A la baja de Iago Aspas hay que sumar también la de Diego Costa, también por un problema muscular, que le ha obligado a otro parón en un momento en el que estaba rindiendo francamente bien. El jugador rojiblanco se tuvo que retirar del partido de vuelta de los cuartos de final de la Europa League ante el Sporting de Portugal, y su situación es parecida a la del jugador celeste: en este momento no peligra su presencia en Rusia, pero son lesiones incómodas en esta fase de la temporada.

Morata, al acecho

Parece que Aspas, Diego Costa y Rodrigo Moreno parten con ventaja para acabar entrando en la lista final de Julen Lopetegui, y salvo sorpresa de última hora, el técnico vasco no añadirá un cuarto delantero, a tenor de lo visto a lo largo de su estancia al frente de la selección. Morata, que después de sus problemas de espalda no ha estado a buen nivel en un Chelsea que ha jugado una temporada muy decepcionante, lo tiene más complicado, pero si los favoritos bajan su rendimiento, y una lesión puede ser causa de ello, el canterano madridista puede recuperar terreno.