Nuria Fernández, atleta
La atleta olímpica Nuria Fernández ha sido una de las primeras madres deportistas en derribar el mito y ha formado una familia numerosa. CSD.

Las mujeres deportistas se han convertido en un ejemplo para la sociedad. En el caso de las españolas, sus éxitos son cada vez mayores y más sonados, como demuestra que ellas hayan logrado más medallas que ellos en los dos últimos Juegos Olímpicos.

El deporte femenino cobra protagonismo y dentro de él hay una tendencia al alza. La marcan las mujeres que compaginan su trayectoria como deportistas de élite con la maternidad y que demuestran que “somos nosotros quienes nos ponemos los frenos”. La autora de esta reflexión es la judoka Marta Arce, que ha dominado su categoría (menos 63kg) durante catorce años y ha sumado tres medallas en cuatro Juegos Paralímpicos.

Arce ha conciliado su brillante trayectoria con la maternidad. También con los estudios y el ejercicio de su otra profesión, la fisioterapia. Y por si ser Deportista de Alto Nivel, fisioterapeuta y madre de tres hijos fuera poco, ha cursado un Programa Superior de Coaching Profesional, además de añadir un Máster en Comunicación y Periodismo Deportivo a su curriculum. “La superación engancha, cuando consigues resultados y compaginas otras actividades necesitas un subidón de adrenalina como el de una competición. La energía que dejas cuando tienes un parón la utilizas para otra cosa”, asegura.

Pioneras y referentes

Desde el punto de vista de Marta “ahora tenemos referentes, mujeres de éxito” para comprobar que compaginar deporte y vida familiar es posible. Una de las primeras deportistas en derribar esos mitos fue la campeona de Europa de 1.500m Nuria Fernández, pues ha demostrado que es posible compatibilizar una trayectoria en la élite con la formación de una familia numerosa. Nuria considera que “necesitamos esos referentes para romper esas barreras y nos impiden ver que sí se puede”. Superados los 40, la corredora recuerda que sus mejores resultados los consiguió después de su primera maternidad y reconoce que “me escriben y me dicen que gracias a nuestro ejemplo se están animando a ser madres porque el deporte no se acaba ahí”.

Marta y Nuria coinciden en la receta del éxito, compuesta por “ilusión, la ayuda de la familia y pasión por el deporte”. En eso coincide la también atleta olímpica y economista Diana Martín, que afronta ahora “el mayor reto” que ha afrontado en su vida, la maternidad. Diana reconoce que “ser deportista, madre y trabajar es muy difícil” pero también que “lo quiero tanto que es algo que podré hacer”.

Ellas quieren volver al Deporte de Alto Nivel y trabajan para conseguirlo. Marta apunta a sus quintos Juegos Paralímpicos, los de Tokio 2020, con un lema claro y conciso: “Si hay voluntad de alcanzar tus sueños nada te impide conseguirlos”. Parece que funciona a juzgar por la plata europea que conquistó en su reaparición.

La exnadadora de sincronizada Gemma Mengual se retiró en 2012 y regresó en 2015 ya con Joe y Nil en la familia. ‘Nano’ alegra la vida a la laureadísima Teresa Perales y la campeona olímpica Maialen Chourraut se desvive por Ane. Ellas son solo unos ejemplos de las deportistas que han tomado una pausa para ser madres y han vuelto a la alta competición, pero hay muchos más. Los referentes se constituyen por los éxitos deportivos pero, desde hace un tiempo también, por los logros personales. Y no cabe duda que estas deportistas y madres son campeonas y referentes por partida doble.