Di Maria
Un primer plano del argentino Ángel Di María. ARCHIVO

El argentino Angel di María aterrizó "muy contento" esta mañana en Madrid después del largo viaje desde Buenos Aires, donde el futbolista se encontraba tras regresar con su selección del Mundial de Sudáfrica.

Di María aterrizó al filo de las seis de la mañana en el Aeropuerto de Barajas con rostro cansado y apenas pronunció algunas palabras. "Estoy muy feliz de llegar aquí. Espero ganar muchos títulos con el Madrid", dijo, en declaraciones recogidas de la web del club.

Estoy muy feliz de llegar aquí

Al futbolista le esperan en la terminal empleados del Real Madrid y algunos periodistas, a los que reconoció estar "muy feliz" y señaló que viene "a trabajar solamente" cuando se le cuestionó sobre sus aspiraciones a la titularidad.

A continuación, el jugador se dirigió en coche al hotel en el que quedará alojado hasta que en las próximas horas sea sometido al pertinente reconocimiento médico y presentado.

"Mi Mundial no fue bueno"

Antes de despegar, el jugador atendió a la prensa de su país, donde lamentó no haber hecho un buen Mundial, reconociendo que no se adaptó a lo que Diego Maradona demandaba de él: "Fue duro para todos y mi campeonato no fue nada bueno".

"Creo que no hice lo que venía haciendo. Estaba en una posición diferente, más para defender que para atacar. Lo sabía. Traté de acostumbrarme, pero me costó. Me tuve que acostumbrar a un puesto en el que nunca juego. Tuve que aprender a defender y creo que no lo pude hacer bien. No me sentí cómodo", lamentó.

De todas formas, el jugador, que llega al Real Madrid procedente del Benfica portugués deseó que Maradona "se quede", decisión que está en manos del técnico.