Robert Kraft
Robert Kraft (i), dueño de los New England Patriots, saluda al cineasta Spike Lee (d). EFE

Una de las figuras más preeminentes del mundo de los negocios y el deporte de Estados Unidos está en el ojo del huracán, tras hacerse público que fue una de las 100 personas detenidas en una macrooperación contra el tráfico de seres humanos y la prostitución.

Se trata de Robert Kraft, multimillonario empresario estadounidense y dueño de los New England Patriots. Este casi octogenario (tiene 77 años) está acusado de pedir los servicios de dos prostitutas en un spa de Jupiter (Florida), concretamente en el Orchids Of Asia Day Spa, un establecimiento que es el centro de una red internacional de tráfico de personas, según las investigaciones.

Martin William Snyder, sheriff del condado y primer encargado de la investigación, confirmó en la conferencia de prensa que entre los 100 hombres arrestados había "uno que va a llenar titulares". Días después, se ha confirmado que Kraft era la persona referida después de que el jefe de policía Daniel Kerr lo confirmara al canal 'West Palm Beach', la filial de la NBC en la zona.

La investigación que ha llevado a la detención del dueño del equipo seis veces campeón de la Super Bowl se centra en el citado establecimiento, donde vivían cientos de mujeres contra su voluntad, muchas de ellas procedentes de China, a las que se les obligaba a ejercer la prostitución. Kraft lleva unos meses viviendo en Palm Beach, cerca del propio spa.