Casillas, Gerrard, Valdés, Zanetti, Xavi y Raúl
De izquierda a derecha: Iker Casillas (Real Madrid), Steven Gerrard (Liverpool), Víctor Valdés (en su época en el Barça), Javier Zanetti (en su despedida del Inter), Xavi (Barça) y Raúl González (en su época en el Madrid). ARCHIVO

Xavi Hernández marchándose del Barça a lo grande, con un espectacular homenaje de un público entregado que agradecía a su ídolo tantos años de entrega al club… pero con el triplete de fondo. Haciendo memoria, apenas un año antes el canterano culé se iba a marchar por la puerta de atrás tras un año sin ganar un solo título y rumbo a Catar, pero al final cambió de opinión y la historia  tanto para el club como para el jugador, que tuvo la despedida que merecía.

El caso de Xavi es, que nadie se engañe, una excepción en el fútbol español. Mientras que en otros países es normal que el ídolo del club se despida con todos los honores, en España, y más concretamente en los dos grandes del fútbol español, lo extraño es precisamente eso. Salir por la puerta de atrás de Real Madrid y Barça es la regla más que la excepción.

Gerrard, Lampard o Zanetti, últimos ejemplos de mitos que se fueron por la puerta grande en ligas extranjeras

Estos dos últimos años hemos visto despedidas de mitos del fútbol homenajeados por estadios rendidos a sus pies. La última de ellas ha sido la de Steven Gerrard. El centrocampista del Liverpool recibió una cerrada ovación de Anfield en su último partido antes de embarcarse en la aventura americana. Deja 17 años de fidelidad absoluta a los 'reds', una Champions… y ningún título de la Premier. Su resbalón la temporada pasada en aquel partido ante el Chelsea costó la liga a su equipo, pero no hay ni un reproche para el fantástico jugador inglés. Su amor a unos colores que jamás quiso abandonar pudo más.

También a lo grande se despidió Frank Lampard la temporada pasada de su club de toda la vida, el Chelsea. Lo más curioso de todo es que lo hizo para marcharse al New York City, pero acabó jugando para el Manchester City, uno de los grandes rivales de los ‘blues’, pero ni eso hizo que la afición del equipo londinense hiciera un solo reproche al que fuera mito del club.

En Italia una de las últimas despedidas más recordadas es la de Javier Zanetti, que dejó el Inter de Milán hace un año entre lágrimas y ante un público del Guiseppe Meazza entregado.

El fútbol español es cosa totalmente distinta y ahora varias preguntas surgen: ¿Se irá Casillas también por la puerta de atrás? ¿Se enquistará tanto la renovación de Sergio Ramos como para que el central deje el Real Madrid?

El tema Casillas es harto complejo. Ídolo de masas, sus paradas fueron protagonistas de muchísimos títulos tanto en el Real Madrid como en la selección, pero sus últimos tres años han sido un suplicio. Su enfrentamiento con Mourinho en el primero de ellos, su suplencia en liga con Ancelotti en el segundo y los pitos del Bernabéu por sus fallos en el tercero han hecho que su despedida apunte a traumática. Una parte importante del público no le aguanta, Iker ha expresado su malestar en más de una ocasión y si deja el club no será por la puerta grande.

En caso de que su salida sea así, no será la primera vez que esto suceda. Raúl González abandonó el club de una forma semiclandestina, tras una rueda de prensa en la que anunció que se iba del Madrid rumbo a Alemania, y Guti en ese mismo año también hizo las maletas y se despidió con cierto malestar. Sin duda, un año sin títulos (como aquel 2009/10) provoca salidas precipitadas y extrañas.

Más antiguo es el caso de Fernando Hierro, y también más extraño. Después de ganar la Liga, Florentino Pérez decidió no renovarle (junto a Del Bosque) y en el club se produjo un cataclismo que provocó varios años de sequía en Chamartín.

El FC Barcelona tampoco se libra de salidas traumáticas después de años de éxitos. A Ronaldinho le dio la patada Guardiola nada más llegar pese a que el brasileño fue el principal artífice de los éxitos del club entre 2005 y 2008. Caso parecido al de Samuel Eto'o, que aguantó un año con Pep pese a que este deseó que se fuera a su llegada, y que dejó el club días después de marcar un gol decisivo en la final de la Champions.

Víctor Valdés tuvo también una salida de lo más extraña, Cesc Fábregas volvió como un ídolo y se fue por la puerta de atrás y las salidas de mitos como Guardiola o figuras como Ronaldo, Romario o Rivaldo tampoco fueron precisamente entre vítores.

Ahora habrá que esperar a cómo y cuándo es la salida de Iker Casillas... y qué pasa con Sergio Ramos.