Diego Godín ha protagonizado una emotiva rueda de prensa en la que ha confirmado que se va del Atlético de Madrid a final de esta temporada. El uruguayo, capitán del equipo colchonero, se irá al Inter de Milán, pero antes ha querido despedirse del que ha sido su equipo hasta ahora.

El defensa charrúa se mostró notablemente emocionado en su alocución antes de que empezaran las preguntas de la prensa. "Estoy mas nervioso casi que en un partido", admitía mientras se sentaba. "Agradecido a todos los compañeros, los que están y los que no. A cuerpo técnico, dirigentes, presidente... A mi familia, mis padres... (lágrimas) Es muy complicado esto", se rompía por primera vez.

"Los he citado a todos porque son mis últimos días y últimos partidos en el Atlético de Madrid (lágrimas). Quería comunicárselo yo, de mi boca, por el cariño a esta camiseta y este escudo. Por el respeto a la afición, soy un hincha más. No ha sido un club ni una familia, ha sido una manera de vivir. Ha sido mi casa. Aquí estoy para agradecer tantos años bonitos como he vivido", dijo, mientras se le quebraba la voz.

"No estoy preparado, por eso estoy tan nervioso", admitía antes de seguir. "Han sido años maravillosos, he crecido muchísimo como jugador y sobre todo como persona. Mis padres me han educado con grandes valores y son los que he intentado transmitir dentro y fuera de la cancha. Sacrificio, trabajo y respeto a los compañeros, a rivales, a toda la gente que rodea este maravilloso deporte. Para mí que estén todos o casi todos los que vivimos cada día y compartimos días, viajes, y momentos lindos y no tan lindos... significa que muchísimo. Nos hemos llevado bastante bien dentro y fuera de la cancha. Gracias a todos", finalizó.

Después de un emotivo vídeo en el que repasaron sus años en el Atlético, Godín respondió a las preguntas de los medios, muchas de ellas sobre cómo se fraguó este divorcio si ambas partes quieren seguir. "Soy capitán de este equipo, he llegado a un acuerdo con el club y ya está. Ha sido la etapa más bonita de mi vida, y estoy muy orgulloso de formar parte de la historia de este club", dejó caer.

Godín insistió que se va orgulloso por lo que ha vivido, pero se va con "dolor" por despedirse. "He tenido ofertas y me he quedado antes porque he querido. No me arrepiento de ninguna decisión. El club hay que respetarlo, al equipo y a la institución. Que siga creciendo y siga levantando títulos y dejándose el alma en cada partido", destacó.

"Es parte de la vida. Hay cambios, cambios duros, y son los que te hacen crecer y madurar y ver las cosas de otras perspectivas. No me arrepiento de nada. Si me preguntas que si quiero jugar aquí toda la vida, te diría que por supuesto que sí", aseguró.

Sobre quién ha dado más a quién, Godín antepone el Atlético al resto. "El Atlético de Madrid es demasiado grande. Tiene miles de aficionados, cada día se hacen sentir en el estadio, en la calle... Me han hecho sentir cada día su cariño. Desde pequeño soñaba con jugar al fútbol, estar en la selección, llegar a Europa... pero no hay nada más lindo que entrar a un estadio y que coreen tu nombre. Lo he sentido en este club, y más aún en estos últimos meses. Eso no se va a borrar tan fácilmente. Eso hay que ganarlo y es lo que ahora mismo siento", sentenció para finalizar.