Bergantiños
El jugador del Deportivo de la Coruña, Alex Bergantiños, como portero ante el Levante. EFE

Álex Bergantiños fue el jugador versátil del Deportivo en el encuentro ante el Levante (0-2) en el estadio de Riazor, en el que empezó como centrocampista, su demarcación natural, y en el que las circunstancias le obligaron a retrasar su posición a la defensa y, después, a la portería.

El Deportivo encajó su sexta derrota de la temporadaEl centrocampista coruñés, que la pasada temporada después de haber sido cedido al Xerez, el Granada y el Nàstic, debutó con el primer equipo del club en el que se formó y fue el único de Segunda que participó en todos los partidos, asumió el rol de futbolista polivalente en el encuentro con el Levante.

Fue titular en el centro del campo, pero las lesiones de los dos centrales, Carlos Marchena y Zé Castro, obligaron a Oltra a retrasarlo al centro de la zaga a los 14 minutos de partido como pareja del canario Aythami Artiles.

Y ahí estuvo Bergantiños hasta que en el minuto 69, después de que el técnico del Deportivo hubiera realizado ya las tres sustituciones, la segunda amarilla a Dani Aranzubia cambiara de nuevo el rol del centrocampista.

Se puso la camiseta del guardameta riojano, los guantes, y se situó bajo palos, donde estuvo la última media hora de partido, en la que encajó el segundo gol del Levante, obra de Barkero con un disparo con rosca desde la frontal del área y ajustado al poste derecho de la portería del Deportivo, inalcanzable para el improvisado cancerbero.

La afición de Riazor le premió coreando su nombre tras el segundo gol del partido y también al final del encuentro a pesar de que el Deportivo encajó su sexta derrota de la temporada.