Parca victoria del Deportivo frente al Slaven en la Intertoto

Un solitario tanto del canario Rubén Suárez permitió al Deportivo de La Coruña imponerse (1-0) al Slaven Belupo croata, en un encuentro en el que el conjunto gallego echó en falta la presencia de un auténtico rematador.
Munitise disputa un balón con el jugador del equipo croata Slaven Belup (EFE)
Munitise disputa un balón con el jugador del equipo croata Slaven Belup (EFE)
EFE

Como ya advirtió el propio Caparrós, el Slaven Belupo en nada se parece al medroso Buducnost que se presentó hace quince días en Riazor. El conjunto croata se mostró como un aguerrido conjunto, rozando en algunas ocasiones la dureza, poco dispuesto a ofrecer la más mínima concesión.

No obstante, el conjunto gallego fue capaz de romper por la bandas, en especial por la izquierda donde Munitis volvió a mostrar el mismo juego incisivo que le llevó a ser uno de los pocos que se salvaron la pasada campaña del desastre deportivista.

Precisamente de las botas del interior cántabro salieron las mejores ocasiones del conjunto blanquiazul, que al menos en la primera parte echo de menos a un auténtico rematador.

Luque, que debutaba esta temporada, evidenció, pese a su empeño, sus numerosas carencias como goleador con tres remates francos de cabeza en los que no consiguió batir al meta balcánico Robert Lisjak, de lejos el jugador más flojo del Slaven Belupo.

Tampoco parece cómodo Juan Carlos Valerón en su nueva posición de segundo punta. El internacional español acusa la falta de contacto con el balón, elemento indispensable para que pueda brillar el canario, que carece de cualquier instinto rematador.

De este modo, el Deportivo se fue enredando cada vez más y más en el entramado defensivo de los de Koprivnica, que limitaron cualquier vocación ofensiva a la espera de algún contragolpe con el que sorprender a los pupilos de Joaquín Caparrós.

Embrollo de que finalmente sacaría a lo coruñeses el joven delantero Rubén Suárez, que no desaprovechó una nueva indecisión del meta croata Lisjak para poner a los setenta y cuatro minutos el 1-0, al remachar en las redes un balón muerto en el área tras un disparo lejano del canterano Iván Carril.

Un marcador muy corto para afrontar dentro de una semana el encuentro de vuelta, ante un rival que parece capacitado para inquietar al Deportivo mucho más que el Buducnost, que se impuso a los gallegos (2-1) en terreno propio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento