Jugadores del Deportivo celebran un gol.
Los jugadores del Deportivo de La Coruña celebran un gol en el Ono Estadi. EFE

El Deportivo competirá en la Liga de Segunda esta temporada después de haber salvado un 'match-ball' cuando el plazo para que los jugadores retiraran las denuncias estaba a punto de expirar.

La solución llegó a tiempo para evitar el descenso administrativo a Segunda División B, que habría supuesto, casi con total probabilidad, la liquidación de la entidad gallega, inviable en la tercera categoría del fútbol nacional.

Poco antes de las once de la noche, a poco más de una hora para que se cerrara el plazo, la Liga de Fútbol Profesional, el Deportivo, el sindicato de futbolistas y los jugadores de la primera plantilla de las temporadas 11-12 y 12-13 informaban de que habían llegado a un acuerdo.

Faltaba que los acreedores más relevantes del club accedieran a desbloquear las cantidades necesarias para afrontar el pago de las nóminas de los jugadores desde que el club entró en concurso de acreedores el pasado mes de enero.

Quedaban sesenta minutos por delante y las partes que suscribían el comunicado  le habían pasado la 'patata caliente' a los acreedores. Esperaban que el resto de miembros de la mesa negociadora actuaran "con la misma diligencia y responsabilidad".

Después de unos momentos de incertidumbre, a los medios de comunicación se les filtraba que la plaza en Segunda División estaba garantizada.

El Guadalajara se queda sin la cautelar

El Club Deportivo Guadalajara ha lamentado la notificación correspondiente al Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 3, que le ha dejado sin medida cautelar, y se resigna a militar en la Segunda División B, después de quedar "inhabilitado durante todo el mes de agosto".

"El juez encargado de examinar nuestro caso no lo ha considerado como urgente, por lo que queremos matizar que no es que no haya concedido las medidas cautelares que solicitábamos, sino que nos ha inhabilitado todo el mes de agosto para continuar con el proceso", indicó el club alcarreño.

Hasta el 25 de septiembre, como muy tarde, no se conocerá si nos conceden o no las medidas cautelares

"Así, y hasta el 25 de septiembre, como muy tarde, no se conocerá si nos conceden o no las medidas cautelares que solicitábamos", añadió el Guadalajara, que aún podría obtener la razón, aunque en ese caso sería compensado económicamente --o de otra manera-- al haber comenzado ya la competición.

Es decir, "según el Juez, los daños que causa no son irreparables sino que son cuantificables". "En este caso, si posteriormente nos dieran la razón en este asunto tendrían que indemnizarnos por esos daños causados", continuó el club violeta.

El Guadalajara, que seguirá "luchando para demostrar" su verdad, también agradeció a la provincia, seguidores y empresas todo su apoyo para intentar mantener al club en la Segunda División, situación que se complicó al evidenciarse "irregularidades" en el proceso de conversión a Sociedad Anónima Deportiva.

"Desde el Club Deportivo Guadalajara queremos manifestar que esta decisión nos parece totalmente injusta y dolorosa, ya que sabemos que desde el club, y avalado por profesionales en la materia, se ha actuado conforme a la ley", finalizó el comunicado.