Dennis Rodman y su alocada vida suman otro escándalo

Dennis Rodman y Kim Jong-un.
Dennis Rodman y Kim Jong-un.
ARCHIVO

Es uno de los mejores reboteadores de la historia de la NBA. Posiblemente el mejor. También uno de los mejores defensores de siempre del baloncesto norteamericano. Tiene cinco anillos de campeón, teniendo en todos ellos un papel clave. Pero la gran popularidad de Dennis Rodman, especialmente fuera de EE UU, no le ha llegado por lo que hizo sobre las canchas, sino por lo que hace fuera de ellas.

La última de Rodman ha sido provocar un accidente cuando conducía en dirección contraria por una carretera de California y por la que podría ser condenado a dos años de cárcel. Una más en un currículum de líos de lo más extenso.

Dennis Rodman formó parte de los Pistons conocidos como Bad Boys que lograron dos anillos (1989 y 90) y después conquistó otros tres en los míticos Bulls de Jordan (96, 97 y 98). Era un jugador duro como ninguno, uno de los mejores defensores interiores que se recuerdan y, quizás, el mejor reboteador de la historia pese a medir ‘solo’ 201 centímetros.

Pero su carácter excéntrico marcó su carrera. En su biografía, Bad As I Wanna Be, relata que todo cambió una noche de 1993 cuando fue hallado en una camioneta con una escopeta cargada en la mano. Dijo haber matado al viejo Dennis Rodman para haber dado paso al nuevo.

Inolvidable es también cuando Rodman, que afirmó entonces ser bisexual, apareció vestido de novia. O su romance con Madonna que acabó con cruce de duras declaraciones en la prensa.

En los Bulls, equipo al que llegó en 1994, logró levantar su carrera gracias a la especial atención que le prestó Phil Jackson, pero su gran rendimiento dentro de las canchas no le eximió de los escándalos fuera de ella y recibió dos demandas por acoso sexual tras un par de fiestas en Las Vegas que, al parecer y como no podía ser de otra forma, se le fueron de las manos.

En la recta final de su carrera, Rodman se subió a un ring con Hulk Hogan y participó en una película de Jean Claude Van Damme. Tenía que financiarse un alocado ritmo de vida en el que nunca faltaban los excesos y el alcohol. Su matrimonio fallido con Carmen Electra tuvo su primera crisis a los pocos días, cuando ella le pilló con dos mujeres en la cama y se vengó acostándose con el marido de Pamela Anderson (compañera en Los vigilantes de la playa), Tommy Lee.  Y duró algo menos de un año entre escándalos constantes.

Años después de su retirada, en 2014 volvió a ser el centro de los focos con un polémico viaje a Corea del Norte junto al dictador Kim Jong-un como parte de una estrategia para reflotar una cuenta corriente que estaba ya en las últimas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento