Ousmane Dembéle.
Ousmane Dembéle.c EFE

Ousmane Dembélé era el gran protagonista en la previa del encuentro frente al Tottenham. Un partido en el que el cuadro culé no se jugaba nada, por lo que evidentemente la carga informativa había descendido bastante, pero que ha estado marcado por la falta de disciplina del joven galo, que llegó dos horas tarde al entrenamiento del pasado domingo.

El club ha multado al ex del Dortmund, y con ello ha dado carpetazo al asunto, a pesar de que muchos señalaron que a una dura sanción económica se iba a sumar un castigo deportivo. Sin embargo, Ernesto Valverde decidió no sólo no hacerlo mandándole a la grada, sino que le ha dado la titularidad en el encuentro frente al equipo inglés.

La reacción de la grada no ha sido en absoluto negativa para un jugador que está inevitablemente dibujando un perfil de díscolo, sobre todo porque nada más arrancar el encuentro Dembélé marcó un golazo de antología: conducción a campo abierto, desborde de varios rivales y definición sutil. Nada mejor que una obra de arte de este calibre para olvidar lo sucedido.

En la segunda mitad, Dembélé siguió intentándolo, y en el minuto 60 estuvo a punto de marcar un fantástico gol, con una buena jugada individual, pero mandó el cuero rozando la escuadra derecha de la meta defendida por Lloris. Sustituido en el minuto 75, el público le brindó una gran ovación, 'perdonándole' después de su falta de profesionalidad.