El Celta reconocía la dificultad de la operación, dada la elevada oferta del Besiktas.