Del Bosque en Salamanca
Del Bosque en Salamanca en el campus de fútbol que organiza con niños. EUROPA PRESS

El exseleccionador español de fútbol, Vicente del Bosque, ha reconocido este lunes que la transición en la selección "pudo haber sido más agresiva", aunque ha señalado que el "fútbol no sólo es para los más jóvenes, sino para los que tienen más méritos".

En declaraciones a los periodistas, antes de visitar en Salamanca un campus de fútbol para niños que lleva su nombre, ha explicado esa transición al afirmar que fue dulce porque los seleccionados "están jugando a un gran nivel".

Y ha añadido, además, que los jóvenes que se han incorporado a la selección lo han hecho "porque creíamos que debían aparecer" ya que "el fútbol no sólo es para los más jóvenes, sino para los que tienen más méritos o los que creemos que los tienen".

Fruto de esa "dulce transición" -como se llegó a definir durante la pasada Eurocopa-, el portero hasta ahora titular Iker Casillas dejó su puesto a David de Gea, que hizo que se tensaran las relaciones con Vicente del Bosque.

Preguntado por los periodistas, el exseleccionador ha explicado que se sigue "considerando amigo suyo y él mío", porque tal y como ha reconocido "uno no deja de ser padre aunque te enfades con tu hijo".

Del Bosque tampoco ha querido "posicionarse" sobre el nombre de su sustituto al frente de la selección española porque "es potestad del presidente" de la Federación Española de Fútbol y ha dejado clara su opinión: "al que se elija será bueno porque afortunadamente en el fútbol español hay entrenadores con una gran formación".

Por otra parte, el exseleccionador ha advertido de la "intoxicación" que se produce "alrededor de la información sobre los deportes" porque "de esa manera se puede hacer que los chavales se crean se crean que todo es fácil, cuando no lo es".