Partido Barcelona-Chelsea
Pique lucha un balón contra Abraham, delantero del Chelsea. EFE

Debut del Barcelona en la pretemporada en Japón en la Rakuten Cup frente al Chelsea, con derrota por 1-2.

El conjunto de Ernesto Valverde llegaba a este partido con las ausencias de Messi y Suárez en el ataque, y fue justo lo que le faltó en el partido: la pólvora.

El partido, con el aliciente de ver debutar a los nuevos fichajes, comenzó con intensidad pero el Barça se fue diluyendo poco a poco. Griezmann jugó la primera parte, lo intentó y se asoció con su compatriota Dembelé en varias ocasiones, pero le faltó la finalización.

El nuevo Chelsea de Lampard llegaba más rodado que su rival y eso se notó. Los londinenses ya habían disputado tres partidos de pretemporada,  estuvo mejor plantado en el campo y tenía las cosas más claras.

En el minuto 34, el canterano del Chelsea, Tammy Abraham se aprovechó de un error garrafal de Busquets que perdió el balón y el rechace lo aprovechó el joven delantero para recortar a Ter Stegen  y poner el 0-1.

El mejor de la primera parte fue Riqui Puig, que siempre destaca en las pretemporadas, pero Ernesto Valverde se olvida de él en el resto de año.

Tras el descanso, revolución total en el once del Barça. El guión se volvió a repetir. El equipo azulgrana empezó muy incisivo, con más posesión de balón y con un Carles Pérez que llevó el peligro con dos ocasiones consecutivas.

Todas las intentonas las salvó Kepa, que está a un nivel sensacional, demostrando cada vez que debe ser el portero titular de la Selección.

Se desinfló el Barcelona, sin pólvora y el Chelsea sí la tuvo. Barkley sentenció con un disparo desde la frontal, al que no llegó Neto, que tuvo un buen debut a pesar del gol.

Y cuando el partido parecía que terminaría con 0-2, Rakitic maquilló el resultado con un golazo por la escuadra, la única forma en la que pudieron batir a Kepa.
De Jong, que salió en la segunda parte apenas apareció.