Danielle de Rossi
Danielle de Rossi, en su etapa como jugador de la Roma. EFE

Danielle de Rossi es un futbolista que nunca se ha mordido la lengua, y en Argentina lo están comprobando. Tras 18 temporadas como jugador de la Roma, que llegó caapitanear, se ha ido a jugar a Boca Juniors, donde ha sido muy claro acerca de su opinión acerca del uso de las redes sociales entre los jugadores.

"Cuando veo a algunos jugadores retransmitiendo vídeos en directo por Instagram dentro del vestuario antes de un partido me gustaría coger un bate de béisbol y darles en los dientes", señaló, contundente. En este sentido, se siente algo mayor.

A diferencia de lo que ocurría cuando empezó a jugar, los jóvenes tienen mucho ganado en cuanto al seguimiento público. "Cuando yo empecé a jugar, hace unos 20 años, no existía todo esto. Ahora un chico joven llega al primer equipo y tiene más seguidores en Instagram que Messi", ejemplificó.

A sus 35 años, De Rossi va a afrontar una nueva etapa en Argentina, donde el fútbol es muy distinto al italiano y donde tratará de mantener su estatus de jugador fuerte, con carácter y de los que toma decisiones incómodas si hace falta.