David Blatt
El exentrenador de los Cleveland Cavaliers, David Blatt. EFE

David Blatt, entrenador del equipo de baloncesto de Olympiacos, ha anunciado que padece esclerosis múltiple primaria progresiva. El técnico israelí-estadounidense, que dirigió a Cleveland Cavaliers en la NBA, ha dado a conocer su enfermedad en una emotiva carta.

“A veces la vida te arroja cosas que, de hecho, no tienen explicación, significado o razón. Son los momentos que te obligan a reconocer que tienes que tomar decisiones que pondrán a prueba tu verdadero carácter. Hace unos meses me diagnosticaron esclerosis múltiple primaria progresiva. Esta enfermedad tiene muchas formas y se manifiesta de diferentes maneras en cada persona”, comienza.

“Cuando me sentí asustado por la conmoción inicial y el dolor de saber que mi vida iba a cambiar a partir de ahora, decidí que no iba a renunciar a nada. Todo lo que haría sería adaptarme y encontrar nuevas formas de continuar mi vida de la manera más natural posible”.

Blatt explica que, en su caso y a su edad (60 años), la enfermedad se manifiesta primero en forma de debilidad en las piernas. “La fatiga, el equilibrio y la fuerza son auténticos problemas para mí”, explica. “He comenzado un entrenamiento especial para la fuerza y el equilibrio, así como ejercicios de natación y acuáticos, para mejorar mi condición física general y ayudar a mi flexibilidad muscular y movimiento. Intento ser más activo, incluso cuando se trata de movimientos simples, para no permitir que los músculos se contraigan. Me reto a hacer funciones simples que sean fáciles para la mayoría pero que la mayoría de las veces sean más exigentes para mí”.

Al no haber contraído la enfermedad por una razón concreta, Blatt asegura que “lo que queda es aceptar lo que es y centrarse en cómo hacer lo mejor que pueda con los recursos disponibles para mejorar su condición”. “Es fácil caer en la depresión y el letargo físico. Esta batalla es real, continua e ininterrumpida, ya que no hay cura para esta enfermedad. Pero no son mortales. Hay personas que tienen que enfrentar desafíos mucho mayores y tienen que librar sus propias batallas. Todos deben tener el coraje y la determinación de no rendirse, seguir adelante y vivir una vida de la mejor calidad posible. Olvida el ‘por qué’ en este caso. No es una pregunta que pueda responderse”.

“¿Cómo lo arreglamos? Vamos a trabajar”, se pregunta y se responde Blatt. “Soy entrenador y mi trabajo es liderar, enseñar e inspirar a mucha gente. No ser ágil o activo no afecta mi capacidad mental para hacer estas cosas. Tengo suerte. Tengo excelentes médicos, entrenadores, fisioterapeutas y administradores que aceptan mis disfunciones y me ayudan a superarlas. ¿Cómo me puedo quejar? Bajo ninguna circunstancia puedo y no lo haré”.