Beckham
Beckham, con la copa de campeón de Liga de EE UU. REUTERS

El delantero Landon Donovan marcó el gol que permitió a los Galaxy de Los Ángeles ganar por 1-0 al Dynamo de Houston en la gran final de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS) para conseguir el tercer título en la historia del equipo.

Ante 30.281 espectadores que llenaban el Home Depot Center, de Carson (California), el campo del Galaxy, Donovan iba a conseguir el único tanto del partido al minuto 72, tras recibir un pase del irlandés Robbie Keane y el duelo con su marcador superó a media altura con un toque de pierna derecha al arquero Tally Hall.

Aunque el Galaxy tuvo mas oportunidades que el Dynamo, que disputó su tercera final en las últimas cinco temporadas, el partido careció de calidad y sólo el olfato de gol de Donovan iban a cambiar la historia de un partido que marchaba camino de los penaltis.

El triunfo de los Galaxy confirmó los pronósticos que le daban como el favorito en la gran final después de haber completado la temporada regular con la mejor marca de la liga y además vio realizado el sueño del centrocampista inglés David Beckham, que en su último año de contrato, de los cinco que firmó en el 2007, logró el título de campeón.

Los Galaxy, con una plantilla millonaria, sólo superada por la de los Red Bulls de Nueva York, pusieron fin a seis años de sequía sin conseguir el título de liga.

"Es lo que quería"

El centrocampista internacional inglés David Beckham reconoció que se sentía realizado tras conseguir el título.

"Deseaba ser un ganador con los Galaxy durante los cinco años que llevo en Los Ángeles y esta noche lo he conseguido", declaró Beckham tras concluir el partido que se disputó en el Home Depot Center, de Carson (California), el campo de su equipo y ante 30.281 espectadores que vitorearon su nombre y le pidieron que siguiese.

Beckham, de 36 años, que cumplió con el contrato que había firmado por cinco temporadas y 32,5 millones de dólares, no quiso hablar del futuro, aunque muy bien podría haber disputado el último partido con los Galaxy y más después de conseguir el título.

"No es el momento de hablar de ese asunto, ahora lo que tengo que hacer es descansar y luego veremos a ver cual es la mejor decisión para mí y mi familia", comentó Beckham, que al concluir el partido recorrió el campo con sus hijos.