Rafa Nadal
Rafa Nadal se cambia de camiseta durante la final de Roland Garros. EFE

A sus 33 años recién cumplidos, Rafa Nadal sigue coleccionando torneos del Grand Slam. Este domingo conquistó su duodécimo Roland Garros, un trofeo que ganó por primera vez en 2005. Desde entonces, su físico ha sido muy castigado y ha tenido que superar multitud de problemas y lesiones.

Para alargar su carrera, Nadal ha tenido que someterse a un afinamiento muscular esta temporada. El diario ‘Marca’ publica este domingo algunos de los secretos del número 2 del mundo. El más llamativo, quizá, es que ha dejado de ingerir barritas energéticas a tomar dátiles durante los partidos, cada 40 minutos.

"Tienen un efecto inmediato en el cuerpo y no afecta al estómago. Por ejemplo, las barritas energéticas que tomaba a veces no gustan porque son de diferentes sabores y tienen el riesgo que te sienten mal. Eso no pasa con los dátiles", explica Ángel Ruiz Cotorro, médico personal de Nadal, al mencionado periódico.

Los dátiles son una fuente de azúcares y proporcionan energía, además de tener minerales como el potasio, magnesio y vitaminas. Además, aportan las calorías que Rafa consume durante sus partidos. "Le marcamos unas pautas de cuántos tiene que comer. La idea es que lo haga a partir de los 40 minutos de juego. A veces se despista y no lo hace y se lo tenemos que recordar desde el banquillo. Es muy importante recuperar fuerzas con el desgaste que hay. Sé que con la hidratación nunca fallará porque las botellas forman parte de su vida", añade Cotorro.

Una dieta completa

Nadal ha bajado de peso para exponerse menos a las lesiones y no hacer sufrir tanto a su tren inferior. Para ello ha seguido una dieta a base de arroz, verduras, pescado y mariscos. Con menos peso, sus maltrechas rodillas pueden tomarse un respiro.