Dani Alves
Dani Alves, en la gala 'The Best' junto a su pareja EFE

Dani Alves nunca ha sido muy querido por el madridismo, especialmente porque desde que firmó por el Barcelona mostró una enorme pasión azulgrana y totalmente contraria al club blanco. Según ha relatado él mismo, su aversión al club merengue no empezó con su llegada al Camp Nou, sino mucho antes.

El brasileño del PSG recuerda en una entrevista a 'ESPN' cómo fue su salida del Sevilla en 2008, llevada en persona por el entonces presidente nervionense, José María del Nido. "Estuve al 95% de fichar por el Madrid, pero Del Nido es muy peleón", recuerda. "Estaba también el Chelsea y empezó a jugar conmigo. Negociaba con uno y al otro le decía que pagaba más. Llegó el momento y al final no salí del Sevilla. Casi fui al Madrid, pero el destino dijo que no, que mi historia era con el Barcelona, como había soñado de pequeño", asegura.

Para dejar clara su pasión azulgrana, es claro: "Los sueños hay que cumplirlos, no las pesadillas. Agradezco no haber ido al Madrid y sí al Barça, por supuesto", rememora. Alves firmó por el club culé porque estaba Pep Guardiola, con quien a la postre logró formar parte del equipo del 'sextete'.

La situación llegó a tal punto que incluso estuvo a punto de plantarse. "Cuando me enteré que me querían dije que no hablasen con nadie más. Tenía claro que mi historia en el Sevilla ya estaba hecha y dije que o fichaba por el Barça o no jugaba más para el Sevilla. Ya habían jugado dos o tres años con mi futuro. Con el presente igual sí, pero con el futuro, no. El Barça estaba en plena transición, vino Guardiola y dijo que me quería. Y sabía que me iba a ir sí o sí", recuerda.

Su relación con Guardiola siempre fue muy especial, para lo bueno y para lo malo. "No me puedo quejar de cómo me fue con Guardiola. Sólo tuvimos un rifirrafe y se arregló. Para mí la virtud de Guardiola es que decide con la mano en el corazón, pero él decide, y eso es lo que me gusta, aunque te esté doliendo. Piensa siempre en el bien del sitio donde ha crecido y donde ha hecho historia como jugador o entrenador y no quiere dañar. Si extraes tanto, lo que puedes hacer es equivocarte, y a él eso no le gusta, ya que es perfeccionista. Y a veces él se aparta para no equivocarse. En el último año ya no sentíamos a Pep así, ya que él es un p… genio", dice, claramente, el futbolista del París Saint-Germain.