Zapater y Diego Camacho
Zapater sujeta al centrocampista del Real Valladolid, Diego Camacho. (EFE) EFE

El Real Valladolid vuelve a ganar en casa dos meses después, tras doblegar al Real Zaragoza (2-1) en un partido dramático con un final agónico, en el que pudo pasar cualquier cosa.

Con presión y buena circulación de balón, los de Mendilibar gobernaron el medio campo ante un rival escasamente beligerante y que parecía querer "firmar" las tablas sin rubor alguno.

Zapater adelantó al Zaragoza y Víctor logró el empate
Sin embargo,
Oliveira (min. 25) tuvo la primera opción clara del partido y eso, pareció asustar momentáneamente al Valladolid que vio como se diluía su prometedor comienzo de partido, con presión constante y notable fluidez ofensiva tras robar el balón.

En la segunda visita del Zaragoza al área de Sergio Asenjo, Zapater aprovechó una jugada de Diego Milito para marcar a placer (min. 29).

El Real Zaragoza creció, y de qué manera, tras su gol. Con Joseba Llorente solo en ataque, el Real Valladolid desapareció. Los de Mendilibar tocaban y tocaban, llegaban al borde del área, pero casi todo eran fuegos de artificio. Nada serio.

Reacción pucelana

En los primeros minutos de la reanudación, apenas cambió el estado del partido. El Real Zaragoza, con muy poco, se veía ganador, pero un penalti sobre Joseba Llorente, al menos discutible, dio vida al Real Valladolid.

La transformación de Víctor Manuel Fernández (min. 53) cambió la dinámica y la mentalidad de unos y otros. Los de Mendilibar volvieron a presionar y los aficionados locales, a creer. Todo se volvió del revés. Fue algo sorprendente.

Llorente logró el gol de la victoria y la euforia pucelana

El Valladolid, que parecía muerto, apretó los dientes, tuvo ocasiones y dio sensación de que, además de querer, podía. Villanova no lo vio claro y retiró a Diego Milito para jugar con dos pivotes (Luccin y Celades). El Zaragoza ya sólo se defendía y García Calvo tuvo fácil el 2-1, a medio metro del área pequeña, pero su remate se fue al limbo.

El campo, las ganas y el balón eran del Real Valladolid. Los aragoneses lo fiaban todo a las carreras de Oliveira, pero estaban contra las cuerdas y esperando el sonido de una campana salvadora. Así, Joseba Llorente, en una jugada embarullada (min. 74), asestó al Zaragoza el golpe que se venía mereciendo, porque los maños se volvieron excesivamente rácanos en su juego y el gol del guipuzcoano castigó sus constantes pérdidas de balón.

El 2-1 ya no se movería, aunque el final fue dramático y agónico para el Real Valladolid, ya que Lizondo Cortés anuló un gol a Sergio García por un dudoso fuera de juego. Era el minuto 93 y ahí pudo cambiar todo.

Ficha Técnica

2 - Real Valladolid: Asenjo; López, Baraja, García Calvo, Marcos; Álvaro Rubio, Camacho, Sisi (Borja, min. 90), Sesma, Víctor (Vivar, min. 80) y Llorente (Caldevila, min. 86).

1 - Zaragoza: César; Diogo, Ayala, Paredes, Juanfran; Luccin; Oscar Valero (Sergio García, min. 68), Zapater (Montejo min. 80) , Oliveira; y Diego Milito (Celades, min. 60).

Gol: 0-1: Min. 29, Zapater. 1-1: Min. 53, Víctor de penalti. 2-1: Min. 74, Llorente

Arbitro: Lizondo Cortés (Comité valenciano). Amonestó a Sisi, Víctor, Baraja y Paredes. Roja a Juanfran (min. 93).

Incidencias: Partido jugado en el Estadio Zorrilla ante 15.300 espectadores.