El pasado viernes, el italiano Antonio Conte, entrenador del Chelsea, reconoció que la situación del lesionado Álvaro Morata es "muy seria" y que desconocía cuánto tiempo iba a estar fuera de los terrenos de juego. Morata, fichado el pasado verano procedente del Real Madrid por 70 millones de libras -récord del club-, lleva varias semanas sin vestirse de corto por una lesión de espalda.

"Un jugador como Morata es muy importante para nosotros, y lleva ya bastante tiempo sin jugar. No sé cuánto tiempo estará fuera. La situación es muy seria", dijo Conte, en la rueda de prensa previa al partido de liga del lunes contra el West Bromwich Albion (20:00 GMT).

"Nos está costando mucho encontrar una solución para solventar el problema de sus dolencias en la espalda. Si me preguntan si necesita un día, un mes o el resto de la temporada, lo único que puedo decir es que no lo sé. Por eso estoy preocupado. Todos sabemos la importancia del futbolista en nuestro equipo", comentó el italiano.

Dos días después, el jugador ha desatado la polémica en Italia por un vídeo de su mujer en redes sociales en el que se le ve bailando y cargando en brazos con ella. Los aficionados debaten en las redes si son convenientes los gestos que hace el jugador dada su dolencia física.