El Real Madrid ha vuelto a los entrenamientos este lunes tras la victoria en liga contra el Deportivo.

La nota positiva de la llegada de los jugadores a Valdedebas la puso un Cristiano Ronaldo que solo tiene una ligera herida junto al ojo izquierdo, eso sí, completamente amoratado, tras sufrir un golpe fortuito en el choque contra el equipo gallego.

El luso fue, junto a Bale, uno de los protagonistas ante el Dépor.

Hacía mucho tiempo que no brillaban los dos jugadores del Real Madrid a la vez. Las crisis de los equipos tampoco ayudan a sus estrellas y en el de Zinedine Zidane, sobre todo Cristiano, algunas necesitaban firmar un buen partido después de un periodo depresivo.

Cristiano asistió a sus compañeros y marcó dos goles para recuperar el olfato perdido, mientras que Bale se apuntó a la fiesta con un doblete coronado por un tanto estratosférico. Los dos, sin desmerecer a Nacho Fernández, que cuajó otro partidazo, tuvieron mucha parte de culpa del 7-1 que recibió el Deportivo.