Gran Premio de Mónaco.
Preparativos para el Gran Premio de Mónaco 2008. EFE

El presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, se reunirá con los equipos de la Fórmula 1 tras el Gran Premio de China para discutir sobre una reducción de gastos, según anunció ayer este organismo.

La cita se cerró después de una reunión con el presidente de la Asociación de Equipos de la Fórmula 1 (FOTA) y máximo responsable de Ferrari, Luca di Montezemolo.

Mosley advirtió también en la BBC que los equipos pequeños están amenazados por el incremento de los gastos, lo que podría reducir el número de coches participantes en las carreras.

"Si perdemos dos equipos, tendremos 16, si perdemos tres equipos tendremos 14. Entonces dejaría de ser una parrilla creíble", dijo Mosley.

El británico, que sobrevivió a los intentos de destituirle por un escándalo sexual, dijo que la crisis económica mundial hace que sea imprescindible encontrar una solución. "Se volvió obvio, tiempo antes de la crisis, que la Fórmula 1 era insostenible. Es realmente una situación muy complicada. Si no lo solucionamos antes de 2010, estaremos en serias dificultades", dijo.

La escudería Super Aguri tuvo que retirarse del Mundial la pasada temporada por no encontrar patrocinadores.

El Consejo Mundial de la FIA le dio el martes a Mosley luz verde para discutir la reducción de gastos con la asociación de equipos. Si las negociaciones fracasan, la FIA se verá obligada a imponer normas para reducir gastos, advirtió en un comunicado.