Courtois
Courtois, tras un partido. EFE

Thibaut Courtois estaba citado para regresar este lunes al trabajo con el Chelsea en pleno dilema sobre su futuro. El guardameta belga quiere irse al Real Madrid pero el mercado inglés cierra en tres días, así que arranca la contrarreloj para cerrar el fichaje del portero por el equipo blanco.

Días claves marcados por la reunión entre Courtois y Sarri en la que el portero le ha dejado clara su intención de abandonar el club inglés, según ha revelado ESPN. Y así lo hizo ver también su representante en la tarde del sábado: "He leído que el Chelsea cuenta con Cortouis, pero he dejado claro al club que la mejor opción para él es ir al Real Madrid", explicó el agente del portero al diario británico 'The Sun'.

Por la tarde, diversos medios británicos informaban de que Courtois había decidido no presentarse al entrenamiento del lunes. Parece estar forzando su salida.

Courtois nunca ha ocultado su intención de recalar en Chamartín y el hecho de que sus hijos vivan en España facilita el deseo del belga, que cree que es el momento perfecto para marcharse y no quiere dejar pasar una oportunidad que posiblemente (como ya pasó con De Gea) no vuelva a repetirse.

El Chelsea parece que ya se está haciendo a la idea de que no va a poder retenerle y ha acelerado la búsqueda de sustitutos. El último, Jan Oblak. El conjunto 'blue' está dispuesto a desembolsar los 100 millones de euros de su cláusula para liberarle del Atlético de Madrid.