Orbaiz y Asenjo
Pablo Orbaiz marca a puerta vacía ante la mirada de Sergio Asenjo en el Atlético - Rubin Kazan. EFE

El Atlético de Madrid, vigente campeón de la Europa League, está fuera de la competición casi a las primeras de cambio.

Para tal fiasco seguro que hay varias causas. Un estilo de juego perdido, un solo gol en 180 minutos de eliminatoria, un bagaje que en Europa se antoja insificiente para seguir vivo, o alguna que otra ausencia han sido algunas de las claves que sirven para dar respuesta al KO colchonero en su competición fetiche.

Pero también, y más tras el 0-1 final en Rusia, aquel segundo gol del Rubin Kazan en la prolongación del partido de ida, cuando en una jugada esperpéntica, Simeone mandó subir a Asenjo a rematar un córner y en la jugada posterior llegó la sentencia del equipo ruso.

Un gol que, a la postre, ha resultado decisivo y le ha dado la clasificación al Rubin, ya que ese 0-2 conseguido en Madrid hace estéril el 0-1 colchonero de anoche. Un gol que, de no haberse producido, habría llevado a una prórroga tras los 89 minutos de la vuelta. Y ahí nunca se sabe lo que habría pasado...

A pesar de todo, nadie cuestiona a Simeone, que asumió hace una el error.

Los atléticos se centrarán en la Liga y en la Copa. Sin olvidar el objetivo de esta temporada: entrar en la Champions.