Torre del Oro
En el autobús descubierto, a su paso por la Torre del Oro. (Efe)

00:15 Juande también anima a la afición a otra fiesta cuando acabe la Liga en junio y para la final de Copa del Rey en el Bernabéu. Canta (mal) Monchi un himno improvisado, Martí también se apunta, Palop es uno de los más aclamados... Ensordecedor sonido en la Plaza de San Francisco.

00:10 Ovaciones para Juande y los jugadores, que no parecen nada cansados. Empiezan los discursos desde el balcón del consistorio sevillano. El primero es el presidente Del Nido, totalmente desbocado: "Vamos a dar una vida por conseguir los títulos en juego. ¡Qué grande eres Sevilla, qué grande!".

"Quedan 38 días para la gloria absoluta, no bajemos la guardia. Ustedes, que son la fiel infanteria no bajéis la guardia. ¡Vamos a por la Liga! ¡Viva el Sevilla! Vamos a por la Liga, que lo escuche España entera".

La locura se apodera de la Plaza de San Francisco.

23:45 Los jugadores están llegando a la Plaza de San Francisco. Mucho colorido frente al balcón del Ayuntamiento. Ya es noche cerrada en Sevilla, pero hay más gente que durante el día.

Después de dedicar el título a la afición desde el Ayuntamiento, los jugaodres irán al estadio Sánchez Pizjuán, donde se ha instalado un escenario en la explanada de gol sur bajo el mosaico del Centenario, siempre fuera del estadio.

Para que no se estropee el césped, pues quedan varios partidos de Liga, ninguna puerta del mismo se abrirá. Todas las celebraciones, con la actuación del Arrebato, autor del himno, serán en los aledaños.

23:15 El equipo llegó a la Catedral bajo los cánticos de los sevillistas. "Sí, sí, sí... la Copa ya está aquí" coreaban los aficionados. Saludo al cardenal de la ciudad, Carlos Amigo, y rápidamente al templo.

Muchos flashes y gritos de "campeones". Penúltima parada: balcón del Ayuntamiento, cuya Plaza de San Francisco está abarrotada, pese a la hora que es ya.

22:43 La expedición sevillista pasa ahora por la puerta de Jerez. En el Ayuntamiento hay unas 15.000 personas esperando. También hay mucha gente animando junto a la Catedral, donde ofrecerán el trofeo a la Virgen de los Reyes, patrona de Sevilla, en su capilla.

22:03 Después del paseo por el Guadalquivir el catamarán que traslada a los campeones llega al muelle de la Sal. Kanouté es el encargado de colocar la Copa en el autobús. Poulsen se ha tenido que marchar de las celebraciones, no se saben las causas.

Ya en tierra firma, al lado de la Torre del Oro está el autobús descapotable que los llevará a la Catedral sevillana, donde entrarán por la puerta de San Miguel, para ofrecerle el ansiado trofeo a la Virgen de los Reyes, patronada de la ciudad andaluza.

20:59 Primera parada de los campeones en la Torre de Oro, que seguirá camino río arriba hasta el Centro de Alto Rendimiento de la Cartuja.

20:15 Las orillas del río Guadalquivir están repletas de aficionados del Sevilla que quieren ver a los campeones y saludar de nuevo a la Copa de la UEFA, que ya pudieron ver el año pasado.

20:05 El Sevilla comienza su recorrido por el río Gudalquivir en un catamerán, la gran novedad en la celebración de este año de la Copa de la UEFA.

Este será el recorrido de más o menos una hora: la primera parada la Torre del Oro, desde allí, por la orilla de Sevilla llegarán al CAR. Darán la vuelta de nuevo a la Torre del oro pero ahora por la orilla de Triana.

19:20 En un autobús descapotable de dos plantas la expedición se traslada a la ciudad andaluza, al Guadalquivir.

18:50 El avión del Sevilla toma tierra en el aeropuerto de San Pablo. Como ya ocurriera el año pasado, miles de aficionados esperaban al campeón de la UEFA.

Kanouté, Aitor Ocio, Palop, poco a pocos todos los sevillistas que ayer estuvieron en Glasgow bajan del avión y esperan en las escalerillas a su capitán, Javi Navarro, el encargado de levantarla en tierras sevillanas.

Antes de coger el autobús de dos plantas descapotable que les espera en la pista de aterrizaje, los jugadores se hacen una foto en familia.

La expedición se dirige al río, al embarcardero del Centro de Alto Rendimiento de la Cartuja. Por el camino, los miles de sevillistas congregados disfrutan con su equipo.