El Girona logró el empate que mejor les ha sabido en su historia, posiblemente. El conjunto catalán logró un heroico 3-3 en las postrimerías del partido contra el Atlético de Madrid, que se vio clasificado en el 84' y cayó en el 87'. Es la primera vez que los rojiblancos, con Simeone en el cargo, caen eliminados en unos octavos de final.

Se adelantó el equipo de Simeone muy pronto. En el minuto 12 de encuentro, Kalinic recibió un gran balón largo de Godín para, tras un bote, fusilar a Iraizoz. El croata pudo poner el 2-0, pero el VAR (que fue protagonista en otras ocasiones del partido) lo anuló, ante su enfado. El joven Valery Fernández, canterano del Girona, se presentó al mundo con un golazo antes del descanso, cuando recibió un gran balón en el área pequeña para, de volea tras un gran control con el pecho, batir a un Adán que no pudo hacer nada.

Stuani tampoco faltó a su cita con este partidazo. El ariete uruguayo remató de cabeza prácticamente solo, después de que Godín fuese derribado justo antes de que la falta botada que acabó en la cabeza del delantero del Girona. Las protestas de los jugadores del Atlético no fueron consideradas por Mateu Lahoz.

Con la eliminatoria en contra del Atlético, salió a relucir la fe colchonera. Necesitaban dos goles para darle la vuelta y el primero lo logró Correa, gracias a un gran disparo frente a Iraizoz al que batió en el uno contra uno. El VAR lo miró, porque podía haber fuera de juego, pero no lo anuló.

Conforme pasaban los minutos y con Simeone pidiendo a la grada que se volcase con los suyos, apareció en plan salvador Griezmann, que salió desde el banquillo. El delantero francés cazó un gran balón medido de Lemar para, casi sin ángulo, batir a Iraizoz para poner el 3-2 y dar lo que parecía la clasificación para los suyos. Hasta se quitó la camiseta para celebrarlo, lo que le provocó una tarjeta amarilla.

Sin embargo, el Girona aún tenía algo que decir. Borja García disparó con más fe que puntería para intentar lograr la machada, y gracias a que tocó en Doumbia puso en el marcador el 3-3 que les clasificaba y dejaba en la cuneta al Atlético.