Subcampeones
Corretja charla con Ferrer y Almagro mientras miran la 'Ensaladera'. EFE

La Copa Davis tiene nuevo dueño, la República Checa. Stepanek se encargó de conseguir el punto definitivo ante Nico Almagro, que nunca llegó a estar metido en el partido. Nervios, tensión o falta de acierto fueron las sensaciones de un tenista que se topó con la presión del O2 de Praga y un rival muy sólido.

Tercera derrota de Almagro ante Stepanek en cuatro encuentros

El jugador local rompió el servicio a Almagro a las primeras de cambio, y el murciano nunca se recuperó. La misma tónica en los dos primeros sets, solo rota por un espejismo en el tercero donde el español ganó con facilidad. En la cuarta y última manga Stepanek se dejó llevar por los fallos de Almagro, incapaz de aprovechar las bolas de break que tenía.Tras dos bolas de partido, Stepanek se hizo con la victoria (6-4, 7-6, 2-6 y 6-3).

El checo, que este próximo noviembre cumplirá 34 años y que sufrió una dolorosa derrota ante David Ferrer en la final de 2009 en Barcelona, se sacó la espina y, gracias a su experiencia y su gran juego en la red, doblegó a Almagro por tercera vez en cuatro encuentros, para convertirse en el héroe de su equipo, tras permanecer en pista diez horas y dos minutos durante el fin de semana y cerrar esta histórica final con victoria.

Dominó el partido en los momentos importantes rompiendo el saque de Almagro en el décimo juego del primer parcial para ganarlo en 55 minutos. En el segundo, el español logró desquitarse y sacudirse la presión al romper (3-2) por primera vez después de 86 minutos de juego. Llegó a adelantarse el español por 4-2 pero luego cedió en el octavo (4-4) y después tuvo que salvar cuatro bolas de set antes de encaminarse a un desempate, calentado por la presión de los casi 14.000 espectadores.

El tie-break del segundo, una losa

En este juego corto fue donde Radek sacó a relucir sus mejores dotes. Presionó al español, le agobió con sus restos y llevó el partido a su terreno, al psicológico, donde el número 2 checo sacó a relucir sus mejores gestos intimidatorios hacia el rival, para enardecer a los suyos. El 7-0 de este parcial fue una losa que podría hundir a Almagro, pero el murciano reaccionó.

Una rotura de Almagro en el sexto juego del tercer parcial (4-2) puso de nuevo en pie a todo el bando español que empezó a soñar de nuevo con 'Nico' que se apuntó su primer set después de tres horas y dos minutos de lucha. Con Radek aparentemente cansado, todo parecía a favor del español pero el de Karvina tiró de lo único que le quedaba ya, genio y astucia para romper en el segundo juego y situarse luego 3-0 arriba.

Su selección de ataques fue minando la moral del español que al final acabó con 55 errores no forzados, eso si, salvando una bola de partido pero entregando la victoria a la segunda con un revés a la red.

Por esta victoria, la República Checa recibirá un cheque de un millón de dólares por parte de la Federación Internacional de Tenis. La Federación Española de Tenis recibirá otro por algo más de 600.000 dólares.

Momento difícil

"Son momentos realmente difíciles, pero nos podemos ir con la cabeza bien alta. Era un año difícil en el que poca gente apostaba por nosotros. Somos subcampeones de la Copa Davis, nos vamos sabiendo que hemos hecho un buen trabajo", afirmaba Almagro ante las cámaras de TVE al finalizar el encuentro.

"No sé si la tensión. Stepanek ha jugado muy agresivo, le patinaba la bola, y no me he encontrado muy cómodo con la derecha hasta el principio del tercer set".

Ferrer ganó su partido

La jornada del domingo comenzó con buenas noticias, en una espectacular victoria de David Ferrer sobre Tomas Berdych en apenas tres sets. El número 1 español abría el camino hacia el triunfo, y dejaba el título en manos de un Almagro que finalmente fue incapaz de conseguir la victoria.