El Espanyol ha conseguido esta noche pasar a la final de la Copa de Catalunya sin 'despeinarse'
El Espanyol ha conseguido esta noche pasar a la final de la Copa de Catalunya sin 'despeinarse'. (EFE)

El Espanyol, vigente campeón de la Copa Cataluña, logró el pase a la final tras derrotar en la tanda de penaltis al Lleida, equipo de Segunda División B que planteó más problemas de los previstos a un conjunto blanquiazul que jugó sin tensión. Walter Pandiani, delatero 'perico', se lesionó durante el calentamiento y será baja para lo que queda de temporada liguera.

El Espanyol afrontó el encuentro a medio gas. Sólo Julián López de Lerma en la media punta y David de Pablos por la izquierda pusieron algo de ingenio y de desparpajo a un encuentro insulso y con pocas opciones.

El primer aviso de los blanquiazules llegó con un disparo ajustado al palo de Julián y poco después Pedraza remató muy centrado un gran servicio desde la banda de David de Pablos. Por parte local, sólo Santos se dejó notar aunque sin demasiada continuidad.

El conjunto de Ernesto Valverde, quien dispuso a cinco jugadores del filial en su once inicial, fue haciéndose con el dominio del encuentro a medida que pasaron los minutos, si bien tampoco puso en excesivos apuros a la escuadra ilerdense.

La falta de ambición 'perica' permitió al Lleida ganar presencia en el centro del campo y comenzar a crear cierto peligro en acciones de estrategia, mientras el Espanyol seguía jugando al ralentí y sin tensión.

Parecía que la segunda mitad iba a ser más intensa y los blanquiazules asustaron con un remate lejano de David de Pablos que atrapó Gonzalo. Replicó el conjunto de Manolo Buján con dos buenas oportunidades de Keko, la más clara a la salida de un córner que se perdió fuera por poco.

Fueron los tres minutos más intensos y electrizantes de un partido que aún fue a menos con los cambios. Los locales se echaron atrás para salir a la contra y a punto estuvieron de sorprender, pero Omar falló un gol cantado segundos después de saltar al terreno de juego.

El Espanyol, en cambio, totalmente atascado en ataque a pesar de la generosidad de sus jóvenes talentos, vivió pendiente de alguna jugada de estrategia para adelantarse en el marcador.

El partido continuó por los mismos derroteros y sólo se animó en los minutos finales con buenas ocasiones para ambos equipos. Luismi conectó un sensacional remate de cabeza que se perdió ajustado al palo y poco después Keko, desde fuera del área, casi sorprende a Biel.

Ángel, Julián y Javi Márquez, por parte blanquiazul, tuvieron sus oportunidades, pero no pudieron evitar que el encuentro se acabara decidiendo desde el punto de penalti. El Espanyol estuvo más afortunado desde los once metros y se clasificó para la final donde defenderá el título.

Ficha técnica:

0 - UE Lleida: Gonzalo, Óscar, Povedano, Galván, Cristian, Luismi, Urrea (m.71, Pau Bosch), Lázaro (m.46, Keko), Joan Tomas (m.62, Omar), Santos (m.86, Máyor) y Tato (m.46, Sergio Rodríguez).

0 - RCD Espanyol: Iraizoz (m.71, Biel), Chica, Lacruz (m.57, Toni Lao), David García, Fede, Ito (m.57, Javi Márquez), Ángel, De Pablos, Coro (m.57, Palanca), Julián y Marc Pedraza.

Penaltis:

  • Angel (ESP): marca (1-0)
  • Luismi (LLE): para Biel (1-0)
  • Julián (ESP): marca (2-0)
  • Cristian (LLE): marca (2-1)
  • Javi Márquez (ESP): marca (3-1)
  • Galván (LLE): al palo (3-1)
  • Palanca (ESP): para Gonzalo (3-1)
  • Sergio Rodríguez (LLE): marca (3-2)
  • Chica (ESP): marca (4-2)